8

Por ser de la ciudad grande uno debe viajar para confrontarse con distintos tipos de desarrollo urbano. La CDMX es non plus ultra. Se cumple un plan escrito antes de los españoles y en general han sucedido 200 años de la Independencia sin que todas las capitales puedan nivelarse. Para mitigar la hipertrofia se vuelve oportuno redesarrollar el desorden de las décadas anteriores.

Harto de la perfección perfectible vamos con 1000 pesos mexicanos rumbo a la Tapo para hacernos de mundo. Se arriba en 15 minutos desde la línea 1 del metro. Todo es imperial y grandilocuente en aquella base hacia Puebla y Oaxaca, hasta que vas viendo el tamaño de la cola.

Decidimos ir a Puebla [VIDEO], la ciudad melliza y segunda en importancia de la región. Hay varios negocios autobuseros que cobran menos de 200 pesos. No hay pierde, nos separan 162 km. Otros 500 pasajeros ante la Puerta 1, damos una sensación de travesura.

Salen los vecinos con cajas y bultos dos veces el peso de sus cuerpos y van con familias que cargan idem. La emoción continúa porque se requiere checar en 5 minutos a cada individuo antes de salir al andén y antes de abordar. Hay empresas que ahora toman un video retrato de los pasajeros para que nadie se pierda.

Hasta el tope de su capacidad, compitiendo siempre con el colapso, se saca a flote la demanda de quienes nos ponemos en la meta hacer el plan del fin de semana con la ayuda del Airbnb. Por lo demás se necesitan 200 pesos más para entrar y salir de la CAPU (Central de Autobuses de Puebla).

Llegamos a la selva, según nuestros aires de capital.

Se ofrece una visita única que conlleva el turismo, pero presenta mayormente un tráfico de familias que no precisamente van a la Catedral. Demoró 45 minutos el Taxi Seguro. No se decir si era más versátil otro transporte.

Largo periplo al centro. Igual que en todas las villas circunvecinas ocurrieron varios desbordamientos urbanos y lo que fue después de la Colonia se expandió trascendiendo heroicas guerras y trascendiendo como escudo de la mexicanidad.

La Heroica Puebla de Zaragoza conserva su divino trazo; la población responde bien a los beneficios envolventes de un Centro Histórico resguardado de la negligencia y como proyecto para asumir el Siglo XXI.

Nos sorprende la afluencia de jóvenes como anticipan las guías de turismo. Una inversión fuerte realizada para activar al pueblo. Todo a proporción de su gemela, aunque la CDMX con tiene 4 veces por encima de los 2 o 3 millones de poblanos y conurbados.

La comunidad se recrea en las resbaladillas de nieve y patina sobre hielo en pleno Zócalo.

Una de las primeras civilizaciones novohispanas se fundó por el sueño de Julián Garcés con el apoyo de los ángeles y la intervención de Doña Isabel de Portugal, la esposa de Carlos I.

Los edificios, salvo alguna excepción, salieron adelante después de los temblores. La Catedral resiste siendo un bastión del catolicismo; en sí un museo y un teatro de la humanidad. En cada elemento de ornato se tejen mundos de hadas invaluables.

Hay algunos Santos removidos de sus altares en una muestra denominada Intercesores de la Divinidad en 5 Ote no. 3. Nos extrañan anuncios censurando el hecho de tomar fotos o video. En especial se prohibe intervenir los eventos religiosos.

En la Galería del Palacio Municipal uno se topa con: "Picasso, la estela infinita"

Las vías subrayadas con una iluminación festiva te hacen sentir parte de algo que no en el internet.

El Museo Amparo es pretexto suficiente para pasar unos días en esta capital. En domingo no hay cuota y es obligado porque temporalmente hay una presentación detallada de las culturas prehispánicas mas tres pisos de actividad cultural.

Antiguos de patios y arcadas, ahora respira un laberinto de expresiones. Ahora encuentras la Colección Walther y en seguida la fotografía de Paz Errazuriz. Hay también una sala de arte Virreinal y del Siglo XIX. A quién le queda fuerza siguen colgados los Hilos libres. El textil y sus raíces prehispánicas.

Lo favorito es la terraza del Amparo

Tanta contraposición se humaniza con un restaurante. La vista es angelical, preserva una estética en cuanto a los edificios circundantes que podrían volverse cada vez más chic.