4

Uno de los recursos naturales utilizados para la generación de calor, energía o ser utilizado como combustible es el Gas natural. Su fórmula química conocida como CH4 es conocido en muchas partes como metano o propano es utilizado principalmente como combustible para las estufas y cocinas de hogares e industrias o también como combustible para automóviles el cual se denominado como GNV o Gas Natural Vehicular.

El gas natural tambien se deriva en mas 17 clases, entre las cuales podemos mencionar metano, etano, propano, butano, pentano y asi sucesivamente hasta llegar al gasoil o gas diesel, combustible utilizado por trenes y camiones de cargas pesadas en muchas partes del mundo.

Ventajas del gas natural

Cuando el gas se extrae de los pozos o yacimientos del fondo de la tierra, suele ser incoloro e inodoro, pero se extrae a temperaturas elevadas (+100°C). El gas se puede encontrar solo o asociado al petróleo. Sus características y propiedades lo convierten en una excelente fuente alterna para la generación de electricidad en instalaciones denominadas como termoeléctricas, donde la presión del gas hace girar gigantescas turbinas que producen electricidad para alumbrar a las grandes ciudades de todas partes del mundo.

Durante muchos años, el gas no era aprovechado como lo es hoy en día y solía quemarse y ventearse a la atmosfera, pero los avances de la tecnología y la creciente demanda de energía, producto del aumento de la población, han permitido a las grandes corporaciones como la Chevron o Texaco, crear instalaciones para transformar este preciado recurso no renovable en líquidos o gases para ser utilizados en diversas áreas de la industria como la medicina, tecnología, transporte, industria, textil, industria armamentista, aviación, entre muchas otras.

Los principales productores de gas metano, etano o propano a nivel mundial son Rusia [VIDEO], Arabia Saudita, Estados Unidos, Ucrania, Venezuela, entre otros. La mayor ventaja que tiene el gas natural sobre el petróleo es que su refinación y procesamiento suele ser menos contaminante para la naturaleza y su bajo costo de producción, lo que lo convierte en una excelente alternativa energética ante el petróleo, pero su consumo masivo podría generar graves daños al ambiente, por lo que es importante continuar con la investigación de energías alternas a los combustibles fosiles que tanto daño producen a la capa de ozono.