Dejar las presiones de la vida diaria y venderlo todo para usar un barco e ir de viaje por todo el mundo. Se dice fácil pero dejar detrás todo lo que has construido y hacerse cada vez más fuerte en los momentos de desconsuelo pero ver a tu alrededor que estás formando una utopía con tu familia, es lo que vive la familia Portesan de Novara, sin embargo, a pesar de todos los inconvenientes que han pasado realmente han decidido dejar todo y viajar por el mundo en barco.

La historia de esta familia valiente ha dado la vuelta de la web porque no se trata de jóvenes sin trabajo en busca de fortuna sino de una familia de marido, mujer, dos hijos y dos gatos con una casa y trabajo estable y sin problemas económicos.

Simplemente querían cambiar de vida, al menos durante un par de años.

¡La familia que viaja hasta con sus mascotas!

Fabio y Marina, él informático de 38 años y ella gerente de ventas de 30 años, dos hijos; Valerio De 10 años y Leilani de 3, y dos gatos Vicky y Pancho. Una familia como tantas que realmente ha decidido dar un giro a la propia vida y darle un poco de aventura, partiendo con un barco de vela de 30 m², un Beneatau Oceanis 430.

La decisión llegó en noviembre, cuando decidieron vender su casa para comprar el barco y partir hacia una travesía que les hará estar moviéndose por dos años, donde todo estará documentado en el blog valeila.com, y se narrará todo el viaje con fotos y video. La familia Portesan está ya en la tercera etapa de su recorrido por el mundo y se estima que pueda terminar el recorrido entre diciembre y enero de este año.

Dos años en la aventura para llegar al Caribe

Muy pronto, antes de noviembre del 2018 estarán saliendo del Mediterráneo [VIDEO] para luego ir hasta las islas Canarias y realizar la travesía atlántica hacia el Caribe. El viaje debería estar finalizando en aproximadamente dos años pero la familia Portesan no parece tener plazos.

El sueño de viajar por el mundo, es llevado a cabo en un barco de vela de 13 metros de largo por 4.5 metros de ancho; tiene 3 dormitorios, un baño, trastero y cocina. Por ahora se encuentran parados en Bari, Italia, pero partirán pronto para continuar el giro en el Mediterráneo antes de afrontar el desafío más duro, llegar hasta el Caribe.

¿A quién le gustaría hacer este recorrido por todo el mundo? ¿Quién en estos tiempos puede darse el gusto de hacer esta clase de retos para salir de la vida cotidiana?

Dejen sus comentarios acerca de esta maravillosa historia.