Este gato que vive en el bosque es sorprendentemente tolerante a la deforestación y la matanza directa de personas, ya que la represalia por la pérdida de ganado (aves de corral) no es común, según los hallazgos publicados hoy en el Journal of Applied Ecology .

El gato montés güiña

Este animal ha estado en declive por muchos años, con una población estimada en menos de 10,000 individuos, y ha sido incluida como Vulnerable en la Lista Roja de la UICN desde 1996.

La güiña tiene una reputación de atacar el ganado y, por lo tanto, es percibida negativamente por los habitantes de las zonas rurales de la región. Como resultado, se asumió que una gran amenaza para el futuro de la güiña era la persecución humana, junto con la agricultura extensiva y la tala que ha reducido su hábitat en casi un 70% desde 1970.

Sin embargo, a través de una serie de cuestionarios, datos de captura de cámara e imágenes de sensores remotos, los investigadores, dirigidos por Nicolás Gálvez que estudia en el Instituto Durrell de Conservación y Ecología (DICE) , encontraron que la güiña es notablemente adaptable a la pérdida de bosques.

En particular, el equipo descubrió que las áreas agrícolas grandes e intensivas son realmente adecuadas para la güiña y no deben descartarse como hábitats de mala calidad, esto se debe a que a menudo hay áreas no cultivadas que brindan refugio, recursos alimenticios y condiciones adecuadas para criar jóvenes.

El Dr. Nicolás Gálvez, ahora profesor de la Pontificia Universidad Católica de Chile, comentó:

"La subdivisión y la fragmentación de la tierra tienen un impacto mucho mayor en la supervivencia de las güiñas.

Esto se debe a que existe un mayor riesgo de interacción humana y persecución en áreas donde hay más granjas, una mayor presión sobre los recursos naturales a través de la extracción de madera y el pastoreo del ganado, e incluso la competencia por la comida de animales domésticos mantenidos como mascotas [VIDEO]".

La profesora Zoe Davies, dijo:

"Notablemente, aunque el riesgo de que una güiña sea asesinada por un ser humano es mayor en las zonas agrícolas más densamente pobladas, nuestros cuestionarios indican que solo el 10% de los habitantes rurales han matado a un güiña en la última década. Esto sugiere que la persecución es mucho menos una amenaza para su supervivencia que la subdivisión de granjas ".

Los agricultores con grandes extensiones de tierras podrían ayudar mucho en la conservación del gato montés guiña

Los investigadores sugirieron que los agricultores con grandes propiedades son actores clave en la conservación de esta especie y deben estar en el centro de cualquier intervención de conservación que tenga como objetivo proteger las tierras existentes donde se encuentra usualmente la güiña.

Los hallazgos también resaltan un marco que se puede usar para unir espacialmente datos sociales y ecológicos que podrían ayudar con los esfuerzos de conservación de otros carnívoros de tamaño pequeño a mediano similares en otras partes del mundo. El marco proporciona una comprensión más clara de cómo la pérdida de hábitat, la fragmentación de la tierra y las interacciones humanas afectan la supervivencia de las especies.

Otras instituciones académicas involucradas en la investigación fueron:

La Pontificia Universidad Católica de Chile y el Centro de Desarrollo Local (CEDEL-UC) de la Universidad de Melbourne, la Universidad de Bangor, el Centro Helmholtz de Investigación Ambiental en Alemania y la Unidad de Investigación de Conservación de la Vida Silvestre, (wildCRU) en la Universidad de Oxford.