3

Theresa May, la primera ministra del Reino Unido, ha anunciado su intención de acabar con todos los residuos plásticos considerados "evitables", en el país para el año 2042. "Creo que la gente se sorprenderá de cómo hoy permitimos que se produzca tanto plástico innecesariamente", dijo la PM May en la rueda de prensa. El movimiento para poner fin a la "cultura de usar y tirar" es parte del plan de 25 años del gobierno de Gran Bretaña y Norte de Irlanda, para crear un "Futuro Verde" y mejorar el medio ambiente. Este esfuerzo por lograr mejoras tan drásticas en una sola generación es ambicioso, aunque ha recibido algunas críticas, por carecer de respaldo legal.

Por el contrario, la BBC informa que también hay grupos ecologistas y el Partido Laborista que piensan que el cronograma de esta promesa está demasiado lejos y que es necesario tomar medidas mucho antes. Cualquiera que sea el marco de tiempo, si estos esfuerzos resultan como se esperaba, podría tener un impacto ambiental serio y tangible.

Influir en el medio ambiente

Dentro de este plan "sin plástico", los supermercados serán empujados a adoptar pasillos sin plástico. Además, se tendrán en cuenta los impuestos sobre artículos de un solo uso. El plan también continuará con el cargo de cinco peniques, por las bolsas plásticas en las tiendas, aumentará los fondos del gobierno para investigación en innovación plástica e impulsará los esfuerzos, para apoyar la disminución de la Contaminación y el uso del plástico, en los países en desarrollo.

Los desechos plásticos son "uno de los grandes azotes ambientales de nuestro tiempo", dijo May, según la BBC . "Solo en Gran Bretaña, la cantidad de plástico de un solo uso que se desperdicia, cada año llenaría 1.000 Royal Albert Halls". Esta iniciativa del gobierno no es el único esfuerzo, para limpiar la nación.

Esta tecnología funciona para limpiar plástico, aceite y otros residuos de cuerpos de agua. Además, David Attenborough, famoso naturalista de Inglaterra, ha llamado la atención del público sobre las crecientes y severas realidades de la contaminación plástica. La contaminación plástica es una carga ambiental potencialmente mortal, una que debemos limpiar y evitar que continúe. En las propias palabras de PM May, "Miramos hacia atrás con horror ante algunos de los daños causados a nuestro medio ambiente en el pasado y nos preguntamos cómo alguien podría haber pensado que, por ejemplo, verter productos químicos tóxicos en los ríos era lo correcto".

Al igual que en el Reino Unido, la contaminación ambiental es un desafío que muchos gobiernos están comprometidos a solucionar, entre ellos Japón.