Shogo Shimada, un cirujano cardíaco y torácico del Hospital de la Universidad de Tokio,y un equipo de cirujanos y roboticistas de todo el mundo han implantado robots en animales vivos. Su trabajo es el último de una larga serie de intentos para resolver problemas en biología [VIDEO] utilizando robots. Cada año, miles de niños nacen con defectos en algunos de los tubos en sus cuerpos. Por ejemplo, podría faltar una sección del intestino, o podría haber una brecha entre el esófago y el estómago. En cualquier caso, es un problema grave, ya que la comida no se puede procesar. Shimada era parte de un equipo que implantó un robot en un cerdo vivo para solucionar el problema.

El robot no es el tipo de androide lindo que estamos acostumbrados a ver. Es una máquina hecha de un par de anillos de acero y motores revestidos con una piel impermeable. Para demostrar cómo puede ayudar a estimular el crecimiento en un esófago, se implantó en el cuerpo de un cerdo y se adjuntó a la tubería de alimentos. Una computadora en el robot [VIDEO] controlaba muy suavemente la elongación de los anillos de acero. El experimento mostró que el robot causó que el esófago creciera en un 77 por ciento en poco más de una semana.

Avances en la salud gracias a la tecnología

Dana Damian, una especialista en robótica de la Universidad de Sheffield en el norte de Inglaterra, es el miembro principal del equipo junto a Shimada. Comenta acerca de este procedimiento "Los pacientes ya usan implantes en sus cuerpos", dice , señalando implantes de cadera, implantes mamarios, etc.

"Queremos aumentar las capacidades de los implantes médicos". Esto significa que los implantes pueden detectar el estado exacto del tejido que se encuentra cerca de ellos y decidir un curso de acción para guiar el proceso de reparación. "En el futuro, esta tecnología podría usarse para reconstruir otros órganos tubulares que se ha demostrado clínicamente que responden a la estimulación mecánica", dice Damian, nombrando órganos como los intestinos y la vasculatura del corazón. Los hallazgos del equipo acaban de publicarse en la revista Science Robotics. Parece que este tipo de robot estará dentro de nosotros incluso antes de las versiones de ciencia ficción más sofisticadas. Sin embargo, esos también se están desarrollando.

Más logros

Shuhei Miyashita, que se formó en el Instituto de Tecnología de Tokio y ahora tiene su sede en la Universidad de York en el Reino Unido, construye exquisitos robots de estilo origami que pueden tragarse. Luego, el robot se autoensambla dentro del cuerpo y puede desplegarse para parchear una herida en el estómago, administrar medicamentos o recuperar algo que haya sido ingerido.

Los científicos de la Universidad China de Hong Kong en Shatin están utilizando otro método: aumentan los organismos vivos y aprovechándolos en lugar de construir un micro robot desde cero. Li Zhang y sus colegas toman una alga llamada espirulina y la cubren con nanopartículas metálicas. Ellos efectivamente "robotizan" al alga.

El microbot se controla magnéticamente. El equipo encontró cuando probaron el robot en una placa de Petri, que no dañó las células animales normales sino que destruyó el 90 por ciento de las células cancerosas. Inesperadamente, la espirulina produce un compuesto que mata las células tumorales. Y luego está Robo-esperma. Haifeng Xu, con sede en el Instituto Leibniz de Investigación de Estado Sólido y Materiales en Alemania, logró adaptar los espermatozoides con arneses microscópicos que pueden cargarse con medicamentos. Al igual que con la espirulina, esto permitió a los científicos controlar los espermatozoides con imanes. El equipo quiere finalmente liberar la esperma en el tracto reproductivo de mujeres con cáncer. En las pruebas, los espermatozoides nadan hacia los tumores, liberan su carga de medicamentos de quimioterapia y eliminan las células cancerosas.

Todavía falta mucho por avanzar, pero pronto tendremos un contacto muy íntimo con los robots. Como todos los científicos involucrados tienden a decir cuando se les pregunta sobre esto: "Estamos en un viaje fantástico".