Un equipo de investigadores de la Universidad de Amberes y la Universidad de Gante, ambos en Bélgica, ha descubierto los medios por los cuales los gallos evitan quedarse sordos debido a su fuerte canto. En su artículo publicado en la revista Zoology , el grupo describe su estudio de las aves y lo que encontraron.

El canto del gallo

El gallo produce un sonido llamado canto (descrito mediante la onomatopeya "quiquiriquí" o "kikirikí").El gallo canta durante todo el día, si bien concentra sus cantos en ciertos períodos del día, como son el amanecer, para lo que está programado genéticamente,el mediodía, la media tarde y a mitad de la noche, entre las tres y las cinco de la mañana.

Pocos se dan cuenta de cuán fuerte puede ser ese canto. En este nuevo esfuerzo, los investigadores trataron de medir qué tan ruidoso es el canto y cómo el gallo evita que la sordera se oiga todas las mañanas.

El equipo colocó un pequeño micrófono cerca de las orejas de los gallos de muestra para medir qué tan fuerte sonaría el canto. Descubrieron que era más ruidoso que lo que se pensaba, con un promedio de más de 100 decibelios, que es más o menos lo mismo que utilizar una motosierra. Las personas que usan regularmente motosierras sin protección para los oídos, debe tenerse en cuenta, se vuelven sordas con el tiempo debido a daños en las pequeñas células ciliadas en el oído interno. Los pollos [VIDEO]de ambos sexos también tienen esos pelos en los oídos, y el equipo se preguntó por qué no sufrieron daños. Para averiguarlo, realizaron tomografías micro-computarizadas en los cráneos de las aves.

¿Por qué no les afecta su canto?

Descubrieron que la mitad del tímpano de las aves estaba cubierto por un poco de tejido blando que amortiguaba el ruido entrante.

También descubrieron que cuando el gallo inclinó la cabeza hacia atrás para cantar, otro trozo de material cubrió completamente el conducto auditivo externo, que sirve como un tapón para el oído incorporado. Por lo tanto, para el gallo, es como si alguien estuviera metiéndose los dedos en los oídos mientras cantaban. Los investigadores notaron que las aves también tienen otra ventaja: a diferencia de los humanos, las aves pueden regenerar las células ciliadas dañadas. En cuanto a por qué las gallinas y pollos no sufren daños auditivos por el canto masculino, aunque no se menciona en la investigación, es bien sabido que los gallos tienden a buscar un punto de ventaja que les ofrezca el máximo alcance cuando cantan (lejos de las gallinas y los polluelos) , asegurándose de que todos los que están al alcance del oído sepan que las gallinas que viven allí son suyas.