La Agencia de Investigación de Internet, con sede en San Petersburgo, fue nombrada en la acusación como el centro de un ambicioso esfuerzo para engañar a los estadounidenses en línea para seguir y promover la propaganda alimentada por Rusia que empujó a los votantes de 2016 hacia el entonces republicano Donald Trump y lejos de los demócratas Hillary Clinton.

Los funcionarios dicen que a medida que avanzaba la operación

La acusación formal acusa a los esfuerzos rusos de comenzar en 2014, cuando tres de los conspiradores rusos visitaron un total de 10 estados, recabando información sobre la política estadounidense. Los funcionarios dicen que a medida que avanzaba la operación, los sospechosos también participaron en extensas conversaciones en línea con estadounidenses que se convirtieron en herramientas inconscientes de los esfuerzos de Rusia.

La acusación formal no acusa al gobierno ruso de estar involucrado en el plan, ni afirma que logró influir en los votos.

El vice-fiscal general Rod J. Rosenstein dijo que los sospechosos "presuntamente llevaron a cabo lo que denominaron 'guerra de información contra Estados Unidos', con el objetivo declarado de" difundir la desconfianza hacia los candidatos y el sistema político en general ". Los sospechosos, dijo Rosenstein, "tomaron medidas extraordinarias para hacer parecer que eran activistas políticos estadounidenses comunes".

En Twitter, el presidente Trump declaró que había sido vindicado. "Rusia comenzó su campaña contra los EE. UU. En 2014, mucho antes de que anunciara que me postularía para presidente", escribió. "Los resultados de las elecciones no se vieron afectados. La campaña de Trump no hizo nada malo, ¡no hubo colusión! "

La acusación de 37 páginas incluye algunas acusaciones sorprendentes contra los trols de elección, incluyendo que cuando las noticias estallaron en septiembre pasado que el abogado especial Robert S.

Mueller III estaba investigando su actividad, uno de ellos escribió: "Hemos tenido una pequeña crisis aquí en el trabajo: el El FBI rompió nuestra actividad (no es una broma). Así que me preocupé por cubrir temas junto con los colegas ". La sospechosa, Irina Viktorovna Kaverzina, supuestamente agregó:" Creé todas estas fotos y publicaciones, y los estadounidenses creyeron que fue escrita por su gente ".

Acusaciones como esa sugieren que los investigadores de Mueller pudieron penetrar profundamente en las comunicaciones internas de la granja de trolls de San Petersburgo, pero la acusación no explica cómo obtuvieron dicho acceso. La acusación del viernes proporciona la descripción más exhaustiva hasta la fecha de las acusaciones sobre la interferencia rusa en las elecciones, describiendo a un equipo de 80 personas con especialistas en gráficos, análisis de datos y optimización de motores de búsqueda que se pusieron en contacto con los estadounidenses en línea.

A veces, les pagaban a las personas para que participaran en el teatro político, como pagar por la construcción de "una jaula lo suficientemente grande como para que una actriz retratara a Clinton con el uniforme de la prisión", según los cargos.

Es contrario a la ley de los Estados Unidos que los no estadounidenses efectúen gastos o desembolsos en un esfuerzo por afectar el resultado de una elección en los Estados Unidos.

Los fiscales dijeron que los rusos, utilizando identidades falsas, se contactaron con el personal de la campaña de Trump en Florida para ofrecer reuniones para apoyar a Trump. Susie Wiles, quien fue copresidenta de la campaña Trump en Florida en agosto de 2016 y más tarde se convirtió en la principal funcionaria de la campaña en Florida, dijo que ningún funcionario de campaña conocía el esfuerzo ruso.

"No es la forma en que hago el negocio; no es la forma en que la campaña de Trump en Florida hizo negocios ", dijo. "Es espeluznante. Es horrible. Te hace mirar por encima del hombro. No debería suceder. Estoy ansioso por que esto se descubra, así que esto nunca volverá a suceder ".

El presidente de la Cámara de Representantes

En el Congreso, los políticos de ambos partidos condenaron la supuesta interferencia rusa. "Sabíamos que los rusos se metieron en las elecciones, pero estas acusaciones detallan el alcance del subterfugio", dijo el presidente de la Cámara de Representantes, Paul D. Ryan (R-Wis.) En un comunicado. Acusó a los acusados ​​rusos de "un ataque siniestro y sistemático contra nuestro sistema político".

"El anuncio de hoy subraya por qué tenemos que seguir los hechos y trabajar para proteger la integridad de las elecciones futuras", agregó. Pero esa misma tarea (tomar medidas para evitar futuras intromisiones electorales) hasta ahora ha obstaculizado a los líderes y comités del Capitolio que investigan la intromisión rusa. En la Cámara, los partidos se acusan abiertamente unos a otros de priorizar los ataques políticos por tomar medidas reales para proteger al país.

"Las acusaciones de hoy deben descartar cualquier afirmación del presidente Trump de que la investigación del abogado especial sea un 'engaño' o una 'caza de brujas'", dijo el representante Jerry Nadler (DN.Y.), el principal demócrata en el Comité Judicial de la Cámara. . "En este punto, cualquier paso que el presidente Trump pueda tomar para interferir con la investigación del abogado especial -incluyendo la destitución del Fiscal General Adjunto Rosenstein, o amenazar con destituir directamente al Asesor Especial Mueller- tendrá que ser visto como un intento directo de ayudar al gobierno ruso en atacando la democracia estadounidense ".

Los fiscales dijeron que la Agencia de Investigación de Internet mantenía una lista de estadounidenses reales a quienes sus empleados habían contactado usando personas falsas y habían pedido ayuda para el esfuerzo. La lista, que contaba con más de 100 personas a fines de agosto de 2016, incluía la información de contacto de los ciudadanos de EE. UU., Un resumen de las opiniones políticas de cada persona y las actividades que los rusos les habían pedido que realizaran.

Ninguno de los acusados ​​está bajo custodia, según Peter Carr, vocero de la oficina del abogado especial. Rusia no permite que sus ciudadanos sean extraditados a los Estados Unidos para enfrentar un juicio, por lo que es poco probable que se entregue a las personas, pero es probable que les impida viajar fuera de Rusia.

Algunos de los rusos se hicieron pasar por estadounidenses y, sin revelar sus identidades rusas, "se comunicaron con individuos involuntarios asociados con la campaña de Trump y con otros activistas políticos para tratar de coordinar las actividades políticas", dijo la acusación. Para febrero de 2016, los sospechosos habían decidido a quién apoyaban en la carrera de 2016, según la acusación, que decía que los especialistas de la Agencia de Investigación de Internet tenían instrucciones de "aprovechar cualquier oportunidad para criticar a Hillary y al resto (excepto Sanders y Trump; los apoyamos). .) "

Los fiscales dicen que algunos empleados rusos de la granja de trols fueron reprendidos en septiembre de 2016 cuando tenían un "bajo número de puestos dedicados a criticar a Hillary Clinton" y se les dijo que era "imperativo intensificar las críticas" al candidato demócrata en futuros puestos. Los cargos incluyen conspiración para defraudar a los Estados Unidos, conspiración para cometer fraude electrónico y fraude bancario y robo de identidad agravado. Muchos de los cargos se centran en el uso de al menos media docena de cuentas bancarias para comprar anuncios en línea o participar en el activismo político.

En un movimiento relacionado, los fiscales anunciaron que un hombre de Santa Paula, California, se había declarado culpable en Washington el lunes de fraude de identidad, admitiendo que ganó decenas de miles de dólares al crear cientos de cuentas bancarias, a menudo utilizando identidades robadas. Richard Pinedo, de 28 años, vendió las cuentas a usuarios no identificados en el mar, aparentemente incluyendo sospechosos conectados con la investigación de Rusia.

Los fiscales publicaron documentos revelados el viernes que mostraron que Pinedo fue acusado el 7 de febrero luego de llegar a un acuerdo el 2 de febrero en el que acordó cooperar con los investigadores [VIDEO]a cambio de una pauta de sentencia consultiva de 12 a 18 meses de prisión. Uno de los inculpados el viernes fue Yevgeniy Viktorovich Prigozhin, una figura [VIDEO]muy conocida que los medios rusos han identificado como el respaldo financiero de la Agencia de Investigación de Internet. Él es un proveedor que ha sido apodado "chef de Putin" debido a sus estrechos vínculos con el presidente ruso. Concord Consulting y Concord Catering, dos empresas rusas también acusadas por el equipo de Mueller el viernes, han sido previamente identificadas como vehículos Prigozhin.