El planeta experimenta cambios por el calentamiento global. Este fenómeno es el aumento rápido de la temperatura media del planeta, con relación al siglo XX. Ocurre por el efecto invernadero, producido por la quema de combustibles fósiles y la liberación de gases tóxicos que no pueden salir al exterior, debido a la capa de ozono.

Venezuela no escapa de los efectos devastadores del calentamiento global, el cual trajo como consecuencia la disminución de la represa del Guri, que suministra electricidad a gran parte del territorio nacional. Esta situación produjo la suspensión parcial del servicio eléctrico, específicamente en el año 2010 y el desarrollo de programas educativos para ahorrar energía a nivel doméstico.

Parte de los glaciares de la Cordillera Andina venezolana también sufren las consecuencias nocivas del calentamiento global al ocurrir su descongelamiento y, por lo tanto, retroceso y disminución.

Los colegios y universidades venezolanas imparten clases de reciclaje y cuidado ambiental a los alumnos para crear conciencia social, los estudiantes son agentes multiplicadores en las comunidades más empobrecida. Realizan servicios sociales para concientizar a la población sobre cómo se contaminan los espacios, con el solo hecho de arrojar un papel al suelo o de no aprovechar al máximo los productos que consumimos. Igualmente enseñan a no arrojar desperdicios en las playas, ríos y lagos para prevenir la insalubridad y, por consecuencia, la aparición de enfermedades endémicas.

La tarea es disminuir la producción de desechos sólidos

Los sociólogos señalan que los grupos humanos producen constantemente residuos sólidos.

Esta basura es desechada por las personas sin medir el impacto dañino que pueden generar al ecosistema. Los desechos afectan la calidad del suelo [VIDEO], del agua y del aire; degradan el espacio donde son depositadas grandes cantidades de basura, afectando a una enorme superficie.

Por otra parte, la producción indiscriminada de desechos sólidos también perjudica a los seres humanos, especialmente si habitan en lugares cercanos a los vertederos. A parte de perjudicar la estética del espacio, a largo plazo también dañan la Salud física y mental.

Al iniciarse el proceso de descomposición de la basura, especialmente los residuos de origen orgánico, se generan olores desagradables para los seres humanos, que estimulan la aparición de algunos animales que ponen en riesgo la salud de los habitantes de estos espacios, tales como ratas, moscas, cucarachas y ácaros. Estos son agentes patógenos que producen enfermedades infecciosas.

El reciclaje, la realización de jornadas de limpieza y recolección de desechos y la promoción de la educación ambiental contribuirán a mejorar las condiciones ambientales y a proteger el planeta.