La Economía de China sigue en auge, miles de empresas tecnológicas y manufactureras experimentaron grandes curvas de crecimiento durante el año 2017 y lo seguirán haciendo en el transcurso del 2018, en vista del auge tecnológico y la intensa demanda de productos vinculados con la comunicación como: computadoras, celulares, televisores; además de automóviles y maquinaria. Adicionalmente, el sector textil y de calzado sigue obteniendo resultados halagadores, convirtiendo a esta nación como el gran fabricante del mundo.

Este crecimiento y auge de los mercados chinos son el resultado de la fusión de numerosas empresas transnacionales con capital asiático, la creación de muchas compañías nuevas y el bajo costo manufacturero chino; rasgo que conviene a las empresas desarrolladoras de tecnología de otras naciones.

Por ejemplo, si una organización americana desarrolla una tecnología de telefonía celular, contrata a una compañía china para que lo fabrique, porque se sale más económico y barato fabricarlo en China, que en Estados Unidos. Estos teléfonos son fabricados en China, a gran escala, bajo los lineamientos de los desarrolladores americanos y posteriormente trasladados a EUA para ser comercializados. Estos acuerdos empresariales cada día crecen más, y es por ello que en la gran mayoría de los productos que tenemos en casa encontramos una pequeña frase que dice: ‘Made in China’.

Desde juguetes, calzados, ropas, electrodomésticos, maquillaje, hasta productos para hogar, repuestos automotrices, entre otros renglones; todos son fabricados en China, situación que refleja el alto número de empresas y empleos del sector manufacturero existentes en esta nación asiática.

Un poco de historia

Los chinos [VIDEO] fabricaron tempranamente el tejido de algodón, la seda natural, el papel y la porcelana, e inventaron la pólvora. Ya en el siglo X usaban la xilografía; igualmente se les atribuye la invención de la brújula.

El pensamiento y la cultura China han estado fuertemente influenciados por grandes maestros religiosos Lao Tse y Confucio. Lao Tse divulgó el taoísmo, doctrina que predica la armonía del hombre con la naturaleza y la aspiración al acercamiento místico a la fuente primera: el Tao. Por su parte, la doctrina de Confucio (siglo VI a. C.), filósofo, poeta y pedagogo, no es propiamente una religión, sino una guía de la conducta humana [VIDEO], inspirada en el orden y en la moral naturales, que incluyen la moderación, rectitud y equilibrio. Su influencia ha sido enorme en todos los estratos sociales hasta hoy.

La sociedad china

Antiguamente la sociedad china tradicional estaba fuertemente jerarquizada. La componían los siguientes grupos:

  • Los miembros de la familia imperial y la poderosa clase de los mandarines, funcionarios letrados que controlaban el gobierno, la administración económica y, en ocasiones, el ejército.
  • Los grandes propietarios rurales, muy influyentes en la China interior.
  • Los comerciantes y los artesanos.
  • El numeroso campesinado, que se agrupaba en grandes familias patriarcales, rendía culto a los antepasados y era celoso observante de toda clase de tradiciones.
  • Los esclavos, cuya condición no fue abolida, sino hasta 1908.

A pesar de los grandes avances en el área de los Derechos Humanos en el mundo y la ruptura de la estructura piramidal, en la cual los ricos tienen poder de dominación sobre las clases sociales medias y las más empobrecidas; este modo de funcionamiento socio-económico aún prevalece en la sociedad china.

Grandes masas de trabajadores dedican más de 12 horas de trabajo diario, devengando bajos salarios, mientras los empresarios poderosos mantienen el control económico y utilizan la mano de obra esclavizada para seguir obteniendo - cada día - más poder económico.