La isla principal de Tonga y la capital Nuku'alofa, la reportan en alerta máxima por la llegada del ciclón la cual comenzaría a genera fuertes vientos de más de 200 kilómetros por hora. Las autoridades locales anunciaron y empezaban a prevenir a toda la gente en Tongatapu empezaran a sentir la furia de Gita esta noche. La policía de Tonga confirmó que toda la isla principal de Tongatapu estaba sin electricidad

El gobierno declaró un estado de emergencia nacional y la policía en Nuku'alofa dijo que el toque de queda sería el lunes por la noche para mantener a la gente fuera de las calles. Instaron a las personas a permanecer en el interior o llegar a un centro de evacuación o una iglesia tan pronto como sea posible

En la tienda Pacific Timber and Hardware en Nuku'alofa, la empleada Mele Taione dijo que los negocios habían sido enérgicos, con mucha gente comprando madera contrachapada y lonas alquitranadas.

"Todos están preocupados y ocupados haciendo cosas para prepararse para el ciclón. Las ferreterías abrieron sus puertas al público, el día de ayer, pero la policía las obligó a cerrar nuevamente debido a una estricta prohibición de operar los domingos.

Pero Pesi Fonua, editor del sitio web de noticias Matagi Tonga, dijo que la gente había tenido muchas advertencias para prepararse para la llegada de Gita. "Es una situación bastante inusual porque no sopla realmente, está en calma, excepto que es muy pesada y caliente". Todos los habitantes se están preparándose y clavando sus ventanas para prevenir algún desastre en sus hogares.

La portavoz de la Cruz Roja de Tonga, dijo que 80 voluntarios están preparando a las comunidades para la llegada del ciclón tropical Gita

La Cruz Roja en Tonga y la cruz roja alrededor del Pacífico [VIDEO] trabajan los 365 días para preparar a los habitantes para prevenir los desastres naturales como los ciclones".

Incluso después de que Gita pasa a Tonga, el peligro no ha terminado. Se espera que continúe hacia el oeste, directamente hacia el grupo de islas Lau en el remoto sur de Fiji, aún como un ciclón de categoría cinco.

Las autoridades de emergencia dijeron que alrededor del 70 por ciento de la población se había visto afectada y que la comida y el agua serían un problema importante. "El viento soplaba y escuchábamos los techos rotos y volando, era bastante aterrador", dijo el director de NEMO, Leveni Aho, al ABC. El Departamento de Asuntos Exteriores de Australia dijo que estaba listo para proporcionar ayuda, incluida asistencia militar y suministros humanitarios.