7

Todos en algún momento dado hemos visto películas o visto fotos que retratan el Carnaval. El de Veracruz para ser precisos siempre nos causó curiosidad. Llevamos al mar nuestros prejuicios así mismo acerca de lo que debe ser la fiesta y nos asalta todo el camino la nostalgia del tren.

Quedan aún algunas líneas activas apoyando al tráfico de bienes; lo que fuera el paisaje del paseo turístico va cediendo a las ambiciones de los mexicanos. Aparte del robo y tanto crimen que resuena en el Golfo, no sobre sino recomendar el periplo pues el sacrificio ha dejado buenas vías para los coches.

En unas horas se te olvida la CDMX; comienzas a sentirte más nacional identificándote con muchos detalles arquetípicos.

El tipo de ciudad y de país que ya existe es resultado del mismo proceso Bicentenario. El que en paz viene, con paz se va.

ADO en alianza con AU hacen que una travesía, inclemente en otros tiempos, sea entretenida saltando de Orizaba a Córdova antes de llegar al mar. Veracruz transciende porque da entrada a Occidente. Tiene de todo: vegetación abundante, playa, ciudad y puerto.

Recorriendo sus boulevares

Se nota una inversión constante por dejar banquetas y pavimento en prístinas condiciones. 15 minutos tarda uno en hacer el corte desde Boca del Río hasta San Juan de Ulúa y no deja de ser mismo Veracruz.

Según nos explicaron, al lado de la construcción militar, ahora recinto cultural, se ha concecionado el litoral para montar las instalaciones del puerto más avanzado de la historia moderna.

Estas avances según puede verse en la distancia, seguirán robándole terreno al ecosistema como se ha hecho para garantizar los servicios de desembarque. La técnica permite generar un cascarón de concreto con la profundidad necesaria para acercar gigantescos barcos.

Es un reto a la imaginación contemplar tanto trasatlántico

¿Qué tanto dinero costará cada contenedor?, ¿qué contendrán?... ¿cuánta gasolina necesitarán para ir regresar de sus destinos?

Tema de investigación sugiere la propiedad del agua en esta zona que, según platica un vecino, se encuentra en proceso de privatización. De ser cierto, podríamos anticipar un progresivo apropiamiento del líquido de la vida, lo cual suena anticonstitucional.

Si nos dormimos el Gobierno puede seguirse liberando de las obligaciones que le colgaron hace cien años para proteger a la población menos entendida. ¿Suena contradictorio que haya un estadio de proporciones masivas donde juegan los Tiburones [VIDEO]?

Sinceramente nos desaira ver una ciudad desproporcionada que no conocemos.

Así como la visita a la fortaleza, en el centro, hacen falta días para hacer presencia en museos entrañables como el Naval, el de la Ciudad y el Baluarte.

El sábado 10 todo estaba patas para arriba. No nos esperábamos una barda de 5 kilómetros a lo largo del malecón donde durante dias se lució el Carnaval 2018, alegrando efectivamente, el espíritu de decenas de miles.

Se recomienda para esta actividad

Llegar a pie tras escoger el rumbo por donde querrá insertarse al interior del paso, deberá pagar una cuota por cabeza para garantizar 50 cms de grada. Es necesario llegar anticipadamente, si bien el sábado el desfile tardó 2 horas en aparecer.

Bailaron decenas de comparsas representando, como en otros carnavales, las distintas comunidades y grupos importantes de por ahí. En este caso el evento usó tractores para arrastrar plataformas temáticas y columnas de bocinas.

2018 no fue la excepción, bailaron miles de jóvenes, maduros y ancianos. Miles y miles de mujeres, flacas, medianas, rollizas, niñas y de la tercera edad. Usó cada conjunto atuendos coloridos, flourescentes, saliendo al paso de Scooby doo pa pa, la canción de este año.

Agradecidos renovamos nuestro concepto de algo más carnal que permite a la gente llegarle a cada chica o chico a un tiempo que se bebe 5... o menos Caguamas. Durante jornadas la emoción curte los sueños del puerto, mas debe ser también peligroso el desfogue de la sexualidad insinuada todo el camino.

El desfile repite ida y vuelta toda la semana, el turismo aumenta a tope y hay comida por doquier. Aparte se ofrecen conciertos con celebridades patrocinadas por la radio y la televisión.