Los efectos del cambio climático se hacen más evidentes,y por consecuencia, también nuestra alimentación se ve afectada. La agricultura industrializada y la producción de carne [VIDEO] producen más gases de efecto invernadero y las emisiones de dióxido de carbono que cualquier otra industria. Así, con esto en mente, es el momento para que nosotros cambiemos nuestra dieta; es por eso que se ha estudiado la posibilidad de comer a especies que son invasoras.

¿Qué son las especies invasoras?

Las especies invasoras se definen como especies no autóctonas, que cuando son introducidas en algún medio ambiente son devastadores para un ecosistema (ya que pueden causar envenenamiento o competencia con microorganismos nativos) y son causa de un daño económico y pueden llegar a causar un perjuicio para la salud humana.

Científicamente, las especies invasoras están entre las más destructivas y causan una gran perdida en la biodiversidad y son responsables de causar daños de aproximadamente un billón de dolares anuales.

Eso no quiere decir que debemos comer cada una de las especies exóticas, de hecho, muchas especies no autóctonas son en realidad un gran beneficio para los ecosistemas en que se encuentran, pero debemos considerar todas las opciones que podrían eliminar especies dañinas del Ambiente y restar una dieta insostenible.

¿Que especies son dañinas para los ecosistemas?

El Pez León Rojo, nativo de las aguas del indopacífico, están establecido en el Atlántico, el Caribe y el Golfo de México tras su introducción accidental en los 1980's. En Belice, el pez león rojo trastorna el equilibrio ecológico del arrecife interior por victimizar a muchas especies de vida marina.

La falta de depredadores, las tasas de reproducción rápida y la devastación de la biodiversidad requiere el sacrificio de Pez león rojo. Posteriormente los cazadores son incitados a vender el pez león para el consumo o para cocinarlos en concursos de cocina anual para elevar la conciencia de conservación y minimizar los residuos de los alimentos. Esto disminuye el consumo de otras fuentes alimentarias insostenibles, preservando el patrimonio natural de Belice [VIDEO], y, dado que las dos principales industrias en Belice son el turismo y la pesca, también sirve para mantener la economía.

La clave para el futuro sostenible

En cuanto a las plantas invasoras, insectos y otras formas de vida marina, muchos han sugerido que la clave para un futuro sostenible es un cambio hacia las dietas insectívoras. El año pasado, varias instituciones reconocieron el impacto ambiental de la ganadería, agricultura y abogaron por un cambio mundial a una dieta basada en vegetales. Un informe del Programa de Acción para residuos y recursos también se dio cuenta de esto, lo que sugiere que los insectos como una opción viable para aliviar la presión sobre la tierra y el uso de la energía.

En esta época donde la industria alimentaria es cada vez mas dañina, debemos de considerar la posibilidad de consumir otras fuentes de alimentos. ¿Que opinan ustedes? ¿Se atreverían a volverse insectívoros?