La UE de 28 países se expandió un 2,5% en 2017, su mejor desempeño desde 2007, cuando creció un 2,7%. En los últimos tres meses, tanto la UE como la zona euro de 19 naciones crecieron un 0,6% en comparación con el trimestre anterior. Eso se reflejó en el crecimiento en la mayor economía de la UE, Alemania, que creció un 0,6% en el último trimestre de 2017. Francia también creció un 0,6%, mientras que el crecimiento español fue más fuerte, con un 0,7%. En general, en 2017, la Eurozona creció un 2,5%, según Eurostat, la tasa de crecimiento más rápida desde un aumento del 3% en 2007.

Estas últimas cifras confirman las estimaciones instantáneas publicadas por Eurostat a finales de enero, que se basaron en datos más limitados.

El economista de Investec, Ryan Djajasaputra, dijo que gran parte del crecimiento del año pasado había sido impulsado [VIDEO] por las cuatro principales economías de la eurozona: Alemania, Francia, Italia y España.

Sin embargo, las economías de Europa del Este, incluidas Letonia y Eslovaquia, estaban creciendo "particularmente rápido", agregó. Él atribuyó la fortaleza de la eurozona a las políticas de estímulo del Banco Central Europeo (BCE), que han reducido el costo del endeudamiento en los últimos años. Además, dijo que la confianza había estado alcanzando niveles récord desde los años de crisis en la eurozona y el desempleo había bajado a los niveles previos a la crisis. 'Vientos en contra' Sarah Hewin, economista jefe de Europa en Standard Chartered, dijo: "La actividad está siendo respaldada por un fuerte crecimiento mundial, que está ayudando a los exportadores europeos.

"En términos de factores internos, el aumento de los salarios, la baja inflación y el empleo récord están impulsandoel gasto de los consumidores

Mientras tanto, la inversión está subiendo, ayudada por una sólida rentabilidad corporativa y una confianza optimista". Sin embargo, si bien esperaba que el crecimiento económico de la eurozona se mantuviera firme, "los precios más altos de la energía y un euro más fuerte pueden ser obstáculos para el crecimiento este año". Standard Chartered pronostica un crecimiento de la zona euro de 2.2% en 2018 y 2% en 2019.

"En el frente político, la incertidumbre puede construirse alrededor de las elecciones generales de Italia del mes próximo, y si el Reino Unido deja la UE sin un acuerdo de transición, eso podría socavar las exportaciones de la zona del euro el próximo año", agregó la Sra. Hewin. El economista jefe de KPMG, Yael Selfin, dijo que las cifras confirmaban la "continuación del fuerte impulso de crecimiento en [la] eurozona, ayudado por el generoso apoyo del Banco Central Europeo y un impulso político más favorable al crecimiento en algunas de sus principales economías.

"Si bien es probable que el BCE aún tenga un espacio significativo antes de que comience a endurecer su política monetaria [VIDEO], un aumento en la actividad podría reflejar una recuperación más acelerada de su programa de flexibilización cuantitativa", agregó.