Es muy preocupante la cantidad de personas que en todo el país le han suspendido sus licencias de conducir, por no poder pagar las multas judiciales incurridas por multas de estacionamiento, infracciones de tráfico menores o delitos menores de bajo nivel. Esta práctica es injusta, posiblemente y quizás inconstitucional y ciertamente contraproducente: ya se está perpetúa la pobreza al penalizar la pobreza. Un gran problema con las leyes que vinculan la suspensión de licencias de conducir por la falta de pago de dicha deuda judicial, se resaltó en un informe [VIDEO] reciente, que examina las prácticas en Virginia.

California finalizó su sistema de licencia de pago

El Centro de Justicia Legal Aid descubrió que, en diciembre del 2017, casi 1 millón de residentes de Virginia.

Tenían sus licencias suspendidas, al menos en parte, debido a deudas judiciales, y que casi dos tercios de ellas fueron suspendidas únicamente por ese motivo. Lo que quiere decir que 1 de cada 6 conductores en la mancomunidad, porque los planes de pago resultaron ser ineficaces y el problema subyacen en que los conductores no cuentan con el dinero suficiente para cubrir las multas impuestas por infracciones menores y no porque condujeran borrachas o imprudentemente o representaran algún tipo de riesgo para la seguridad pública.

Virginia no está sola al suspender o revocar licencias para castigar a las personas por no pagar la deuda judicial

Lamentablemente, existen otros estados que también cuentan con un gran número de licencias suspendidas para castigar a las personas por no pagar la deuda judicial.

Esto nos dice un análisis de estado por estado realizado por el Centro de Justicia Legal Aid el otoño pasado en donde encontró, en que 43 estados y el Distrito de Columbia también suspenden las licencias de conducir debido a deudas impagables. Solo cuatro de estos estados requieren una determinación de la capacidad de pago de la persona.

Mientras que algunos, como Virginia, hacen que las suspensiones sean obligatorias, mientras que otras, como el Distrito y Maryland [VIDEO], permiten discreción, aunque los sistemas automatizados hacen que su uso sea poco frecuente. Prácticamente todos los estados que han de suspendido licencias por deudas no pagadas lo hacen de manera indefinida, con reglas que impiden la reincorporación hasta que se realiza el pago en su totalidad.

Lo que ha traído como resultado, un ciclo vicioso debido a que no puede permitirse pagar una multa judicial inicial por un boleto de estacionamiento o un cargo por hurto, por lo que pierde su licencia. Eso significa que no puede conducir hasta su trabajo o tener un trabajo que requiere una licencia, lo que le hace aún menos capaz de pagar su deuda judicial.

Si conduce sin una licencia, puede meterse en problemas más serios. Mientras tanto, no puedes llevar a tus hijos a la escuela o a sus citas médicas.