El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, sigue el camino hacia la realización de las elecciones presidenciales. Decidió anticipar la fecha al 22 de abril, a pesar de que los 14 Países latinoamericanos que forman el Grupo de Lima lo invitarán a llegar a un acuerdo con la oposición venezolana, que hasta ahora no ha confirmado su participación [VIDEO] porque teme que las condiciones sean perjudiciales.

La crisis humanitaria en Venezuela

De acuerdo a las últimas encuestas, el presidente Maduro no goza de buena popularidad.

Más del 75 por ciento de los venezolanos desaprueba la gestión de su gobierno, según los datos de la encuesta de Ivad. La mortalidad infantil por desnutrición está alarmando a la posición.

En los últimos días seis niños han muerto por comer tubérculos no aptos para el consumo humano. El diario norteamericano El Nuevo Herald publicó un reportaje sobre el aumento de los abandonos de menores de edad en los orfanatos. Organizaciones sin fines de lucro sostienen que en los últimos meses se han registrado centenares de casos.

La reacción de la comunidad internacional

La comunidad internacional está comenzando a hacerse sentir. Maduro no será bienvenido a la Cumbre de las Américas que se llevará a cabo en la ciudad de Lima en el mes de abril. La decisión fue tomada por el presidente de Perú,

Pedro Pablo Kuczynski, quien se ha amparado en la declaración del Grupo de Lima. La alianza está compuesta por 14 países, entre ellos Colombia, Brasil, Canadá, Argentina, México, Perú, Chile, Paraguay, Panamá, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Santa Lucía y Guyana.

Según el documento firmado por los gobiernos de dichos países latinoamericanos, las elecciones convocadas por el régimen chavista el 22 de abril “carecen de legitimidad y credibilidad”, ya que se llevan a cabo en una coyuntura marcada por presos políticos, líderes de la oposición inhabilitados a presentarse a las elecciones y un Consejo Nacional Electoral que actúa bajo las ordenes del gobierno”. Asimismo, millones de venezolanos han sido imposibilitados para el voto. Mientras tanto, el gobierno de Maduro está reforzando las tropas militares en las fronteras y acusa a Estados Unidos de preparar una intervención militar con bombardeos.

El análisis del economista Ricardo Hausmann

Según el economista venezolano Ricardo Hausmann, ex ministro de Planificación en el gobierno de Carlos Andrés Pérez en los años ‘90, ex director del Banco Interamericano de Desarrollo y actualmente director del Centro para el Desarrollo Internacional, la crisis en Venezuela no tiene precedentes en la historia de América latina.

“Me parece que más allá de lo que podía acordarse en República Dominicana, el panorama venezolano para el 2018 es catastrófico”. El analista explica que la cuestión es bastante practica: en Venezuela no hay calorías y proteínas para alimentar a la población. La producción petrolera, a la base de todo sistema económico nacional esta colapsado. Hausmann recuerda que lo que se esta negociando en República Dominicana era “con cuánta legitimidad se podría queda Maduro en la presidencia, nunca se planteó que dejara el poder”.

Para Hausmann, lo que está ocurriendo en Venezuela es una “catástrofe humana sin proporciones”. Será en el futuro, cuando se realizarán las estadísticas, que se sabrá realmente el índice de mortalidad de los años 2017 y 2018. “La crisis en Venezuela – declaró el economista – no tiene precedentes en América latina y prácticamente no tiene precedentes en la historia occidental”. Desde el desabastecimiento de alimentos, hasta el regreso de enfermedades como la difteria y la malaria, han hecho de Venezuela un país invivible.