México ha sido sacudido por un Terremoto de magnitud 7,2 con el epicentro situado en el sureste del país. Después de solo cinco meses de las dos fuertes sacudidas que experimentó México y que dejaron más de 450 muertos, la situación, desgraciadamente, se repitió ayer. El sismo [VIDEO] fue registrado a las 17:39 (23:39 GMT) y su epicentro se pudo localizar situado a exactamente 11 kilómetros al sur de Pinotepa Nacional, en el estado de Oaxaca, según los análisis de definitivos del Servicio Sismológico Nacional.

Las autoridades indicaron que esta vez, afortunadamente, no se registraron muertos por culpa del incidente, aunque sí aparecieron daños de gravedad en varios domicilios cercanos al lugar en el que se produjeron los movimientos de tierra.

Fue en el estado de Guerrero en el que se sintió también con fuerza la sacudida, aunque tampoco se registraron víctimas mortales. Ciudad de México fue otro punto en el que el Sismo se pudo sentir fuertemente cuando miles de personas tuvieron que salir de sus casas y zonas de trabajo cuando se detectó la alarma por el terremoto [VIDEO]. Miguel Ángel Mancera, alcalde capitalino informó: "Se detectaron fugas de gases y dos bardas caídas. Vieron los servicios de ayuda varias crisis nerviosas y algunos tuvieron que ser atendidos por los médicos". También cabe destacar que, aunque se paralizaron por un momento los servicios de transporte público, tales como el metro o autobús, su funcionamiento se volvió a sentir unos momentos más tarde del incidente.

Los helicópteros custodiaron la ciudad

Varios helicópteros sobrevolaron la ciudad al mismo tiempo que muchas personas permanecían indecisas en la calle ante el incidente ocurrido.

Existen todavía algunos edificios afectados por el movimiento y por los anteriores, otros aparecen aún con las cintas rojas, que avisan ante un posible derrumbamiento, y, por último, los que se encuentran en proceso de demolición para evitar daños mayores. Miguel Ángel Mancera también quiso destacar el elevado número de personas que se vieron desplazadas de sus hogares por las alteraciones de la energía eléctrica. Concretamente, 570.000 personas tuvieron problemas por este motivo y Jaime Hernández, director general de la Compañía Federal de Electricidad, aclaró también que más de 998.000 hogares no pudieron disfrutar de energía entre Ciudad de México y los estados de Oaxaca, Morelos y Oaxaca, que están situados en al sur y centro del país.

La gente tuvo miedo

Las personas afectadas tuvieron miedo durante los temblores que sacudieron las tierras mexicanas, principalmente por el recuerdo de terremotos pasados en el centro y sur del país. Uno de ellos, el del 7 de septiembre, fue de magnitud 8,2 y fue letal sacudiendo sobre todo a Oaxaca.

El otro, de magnitud 7,1, una bastante elevada también, se llevó la vida de 369 personas, en su mayoría de Ciudad de México, el 19 de septiembre. Concretamente, en Oaxaca, varias personas decidieron pasar la noche en las calles con el temor en el cuerpo a que hubiese réplicas del terremoto principal. Para remediar esta situación, el Gobierno instaló varios albergues momentáneos en diversos puntos del país para poder cobijar a todos los que se vieron afectados. "Tuvimos miedo y salimos, sobre todo por los antecedentes del año pasado. Aún no sé si mi padre está bien", dijo una mujer momentos después del terremoto.

Otros representantes del estado como Alejandro Murat hicieron una evaluación de los daños visitando varios puntos afectados de México. El presidente, Enrique Peña Nieto, informó de la apertura del Comité Nacional de Emergencias al tratarse de un sismo mayor a magnitud 7.