Un organismo mundial de control de blanqueo de dinero decidió volver a colocar a Pakistán en su lista de vigilancia de financiamiento del Terrorismo, dijeron el viernes un funcionario del gobierno y un diplomático, en un probable golpe a la economía de Pakistán y sus tensas relaciones con Estados Unidos [VIDEO].

La medida es parte de una estrategia más amplia de EE. UU. para presionar a Pakistán para que corte los supuestos vínculos con militantes islamistas que desencadenan el caos en el vecino Afganistán y respaldan los ataques en la India. Viene días después de los informes de que Pakistán recibió un aplazamiento de tres meses antes de ser incluido en la lista, lo que podría obstaculizar la banca y dañar la inversión extranjera.

Estados Unidos pasó la semana pasada presionando a los países miembros del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) para colocar a Pakistán en la llamada lista gris de naciones que no están haciendo lo suficiente para combatir el financiamiento del terrorismo.

Pakistán [VIDEO]lanzó esfuerzos de última hora para evitar ser incluido en la lista, como hacerse cargo de organizaciones benéficas vinculadas a una poderosa figura islamista. Pero la campaña resultó insuficiente y el grupo decidió tarde el jueves que Pakistán volvería a estar en la lista de observación, dijeron a Reuters un alto funcionario pakistaní y un diplomático con conocimiento de las últimas discusiones del FATF. "La decisión fue tomada ayer. Se espera que el presidente (del GAFI) haga una declaración esta tarde en París", dijo el diplomático.

Ambos funcionarios hablaron bajo condición de anonimato. El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de Pakistán declinó confirmar o negar las noticias en una sesión informativa regular el viernes, diciendo que el GAFI haría un anuncio en su sitio web. "Dejen que las cosas salgan a la luz, y luego podemos comentar sobre la relación entre Estados Unidos y Pakistán", dijo el portavoz Mohammad Faisal. Pakistán estuvo en la lista durante tres años hasta 2015.

¿Consecuencias dolorosas?

A principios de semana, China, Turquía y el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) se oponían a la movida encabezada por Estados Unidos contra Pakistán, pero a última hora del jueves, tanto China como el CCG retiraron su oposición, dijo la fuente diplomática. Agregó que las consecuencias financieras no entrarán en vigencia hasta junio, lo que, en teoría, podría darle tiempo a Pakistán para arreglar los problemas de financiamiento."Pero las probabilidades de eso, particularmente en un año electoral, parecen escasas", agregó.

Los funcionarios y analistas pakistaníes temen que estar en la lista del GAFI podría poner en peligro los pocos enlaces bancarios restantes de Pakistán con el mundo exterior, causando un daño financiero real a la economía justo cuando se avecinan las elecciones generales. Según las reglas del GAFI, la oposición de un país no es suficiente para evitar que una moción tenga éxito. Gran Bretaña, Francia y Alemania respaldaron la medida de los Estados Unidos. Pakistán ha tratado de evitar su inclusión en la lista al enmendar sus leyes antiterroristas y tomar control de las organizaciones controladas por Hafiz Saeed, un islamista con sede en Pakistán acusado por los Estados Unidos y la India de estar detrás de los ataques militantes en Mumbai en 2008 en los que 166 personas fueron asesinadas.

El martes, el ministro de Relaciones Exteriores, Khawaja Asif, tuiteó que Pakistán había recibido un aplazamiento de tres meses y agregó que estaba "agradecido a los amigos que ayudaron". El presidente estadounidense, Donald Trump, ordenó el mes pasado grandes recortes en la ayuda de seguridad a Pakistán sobre lo que Estados Unidos ve como su fracaso para tomar medidas enérgicas contra los militantes. Pakistán rechaza las acusaciones de que patrocina a militantes talibanes que luchan contra las fuerzas estadounidenses en el vecino Afganistán y dice que está haciendo todo lo posible para combatir la militancia.