8

Hasta ahora la historia la habíamos contado siempre a partir de nuestra experiencia en el asunto de la educación. Ha habido muchas reformas al respecto a estas alturas, usted y yo somos cómplices pasivos de ello, pero que tanto sabemos en realidad de todas aquellas palabras que respondíamos en cada examen.

La transmisión del conocimiento no aplica el mismo método hoy; visto desde el cuarto piso, lo que fuera nuestro futuro nosotros lo vivimos como el presente proponiendo lo que vendrá, más sin duda los post milenials, además de adelantos, balancean el peso de la ignorancia y deberán resolver la desproporción. ¿Acaso podrán confrontar mejor el mensaje espiritual de nuestras ruinas arqueológicas?

Es un verdadero privilegio ser mexicano, pero queremos subrayar esta desconección con un pasado muy distante, que permanece por encima de todos nuestros inventos. En esta ocasión, quiero invitarle en breve segmento, a que me acompañe a uno de los tres corazones de los Totonacas.

Según usted inteligirá si quiere aventurarse a conocer Cempoala y Puebla para descubrir los tres timbres del Universo Olmecas; contemporáneo de lo Maya y lo Griego. Tajín, [VIDEO] como sea, es un principio para la explicación de nuestra grandeza, sin querer aludir aquí a aquello precortesino, lo cual nos evade.

En nuestro turno vislumbramos la renovación de los conceptos, a través de un método empírico. Motivamos que usted salga y active su propia percepción para resolver el problema generacional del México Contemporáneo.

Visitar Veracruz

Venga a Veracruz. Disponga tiempo, aproveche nuestro futuro para alcanzar la Cumbre, circunscrita al Parque Temático. Con cien pesos, uno se pone al día, en una de las exposiciones más concurridas del país. Pocas fiestas como estos días, del 16 al 20 de marzo, para reconocerse en el corazón de lo nuestro.

Traiga usted sus malas vibras aquí y déjese llevar hasta las manos de médicos alternativos, cuyos rituales pueden enriquecer la solución a las aflicciones de la salud inmediata. Alegan quitar el malestar con unas hierbas y quedan bien advirtiendo nuestras dolencias.

Si el recorrido por la ciudad sagrada no es lo suyo, si se siente cortado pese al vuelo papanteca y el raspado, aproveche para pasearse por la Cumbre de Tajín a un par de kilómetros, donde se exhiben un desfile de estrellas.

Artesanías, talleres, gastronomía local en un jardín de héctareas transformadas para proponer estacionamientos, campamentos, sanitarios, fuentes y amenidades, aparte de los foros para la música.

El acto mismo de salir debe fascinarle por los avances en las carreteras: Hacia Tuxpan se han puesto puentes y se han agujerados los cerros para facilitar el pasaje hasta el mar; lo mismo hacia Poza Rica y Papantla, Tecolutla y la Costa Esmeralda.

Muchas coincidencias nos insertan en medio de la noche en un ambiente de miles que conviven con una acústica, fuera de este mundo.

Escuchamos rodeado de muchachos: Rey Pila, Pascualito Rey, Mexican Dubwiser y Café Tacuba en un intensivo de 6 hrs.

La felicidad nos alcanza rodeados de una creciente marea de adultos, mayores y muy menores; quiero decir incluso bebés. Una niña de pañales brincó hasta las doce absorviendo todo, lo mismo que gente madura, cuyos gustos musicales se ven confrontados.

Vale el evento como limpia, si consideramos el sonido cual cura; se liberan ángeles y demonios, mientras la concurrencia bebe huyéndole a varios cuerpos de seguridad, desde marinos con metralleta, hasta neo totonacas con macanas.

Mientras brilla la memoria, las masas consumen toda la cerveza del Estado bien rápido. La agenda esta edición incluyó a Kinky, Ana Toroja y para el cierre se presentaron a dúo Mijares y Emmanuel.

De pronto el tunel del tiempo nos deja escuchar en vivo a los Tacubos, sacando su nuevo repertorio en homenaje a la naturaleza, a la existencia; a su rol y a los misterios de la música.

Su comparsa coincide con la media noche. La raza les responde, si bien no con la energía danzarina, que nos caracterizaba a principios de los noventa. Nadie bailó slam. El cantante dice que ya no es el mismo mil veces. Difícil de afontar que su presente es el pasado y se denuncia un México abatido por la corrupción musical.