Varias universidades se han pronunciado para denunciar la desaparición de estudiantes en Guadalajara, Jalisco, la semana pasada y para enviar un mensaje claro a las autoridades: "¡Ya es suficiente!" El cuerpo de uno de los estudiantes desaparecidos , César Ulises Arellano, de 18 años, fue encontrado el domingo en la Barranca de Oblatos por personal de la oficina del fiscal general del Estado, que declaró que se había quitado la vida.

La universidad pública exigió

La Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) emitió un comunicado afirmando que "lamentaba profundamente" la actual situación de inseguridad en el país, que según dijo contribuyó a la desaparición de estudiantes en Jalisco.

La universidad pública exigió que las autoridades garanticen la seguridad "de todos los mexicanos" y pidió que se lleven a cabo investigaciones completas en los casos de cada estudiante desaparecido, "incluidos los que ocurrieron en las últimas semanas".

Cinco oficiales de la policía local en Tonalá, un municipio ubicado dentro del área metropolitana de Guadalajara, fueron arrestados la semana pasada en relación con los estudiantes de cine desaparecidos, pero un juez ordenó posteriormente su liberación, y determinó que su detención había sido ilegal. A través de su programa de derechos humanos, la Universidad Iberoamericana dijo que consideró las desapariciones en Jalisco, incluidas las de tres italianos en Tecalitlán el 31 de enero , "impactantes y preocupantes".

Una estudiante fue encontrada ilesa el día después de su desaparición, pero tres estudiantes de cine varones que desaparecieron juntos el 19 de marzo permanecen desaparecidos.

"Los estudiantes y los europeos están entre los 14,000 desaparecidos en Jalisco en los últimos cuatro años", dijo el comunicado.

Más de 300,000 personas, incluyendo estudiantes, profesores y personal de apoyo de la Universidad de Guadalajara (UdeG) realizaron una huelga de dos horas el viernes pasado para protestar por las desapariciones. El canciller Miguel Ángel Navarro dijo que existe una gran preocupación por la inseguridad que afecta tanto a los estudiantes como a otros residentes del estado.

La Universidad Jesuita de Guadalajara

El ex jefe de UdeG Tonatiuh Bravo Padilla pidió una investigación sobre la muerte de Arellano para dar certeza a la población de Jalisco. También instó a las autoridades a no dejar de buscar a Javier Salomón Aceves Gastélum, de 25 años, Jesús Daniel Díaz García, de 20 años, y Marco Francisco García Ávalos, 20 que fueron secuestrados por hombres armados en Tonalá.

Los estudiantes de la Audiovisual Media University (CAAV), donde estudiaron los tres jóvenes, publicaron un video en el que expresaron su enojo por su desaparición y su temor por la situación de seguridad que enfrentan.

La Universidad Jesuita de Guadalajara (ITESO) también emitió una declaración condenando los crímenes, expresando solidaridad con las víctimas y sus familiares y amigos, e implorando a las autoridades que tomen medidas.

"Instamos a las autoridades a que cumplan con su deber de garantizar la seguridad y la paz social y que entreguen justicia con prontitud, y para todos, para que estos eventos deplorables no queden impunes y nunca se repitan ". Además del clamor de ira, la Federación de Estudiantes Universitarios de Guadalajara (FEU) ha exigido total transparencia del gobierno de Jalisco en su investigación sobre lo que realmente le sucedió a Arellano.

En una declaración titulada "Queremos paz", los estudiantes dijeron que era "irresponsable" que el gobernador del estado, Aristóteles Sandoval, anunciara públicamente la presunta causa de la muerte del estudiante de medicina [VIDEO]antes de que concluyera la investigación. El estado ha anunciado una recompensa de 1 millón de pesos por información sobre el paradero de los estudiantes que aún están desaparecidos.