No se puede hablar de elecciones libres en Cuba, no sólo por lo hermético del sistema electoral sino también porque el proceso de elección de la figura del presidente no es directo, como en otros países. Sin embargo, parece un ser un hecho que el próximo 19 de abril el presidente Raúl Castro dejará su cargo para dar paso a una nueva generación de dirigentes políticos.

Según la organización Amnesty International se trata de un momento histórico para los cubanos, que podría ofrecer una oportunidad única y cambiar (positivamente) la situación de los Derechos humanos en Cuba.

La propuesta de futuro de Amnesty International

La organización publicó una agenda con lo que - según ella – se debería hacer para favorecer un cambio positivo en la isla.

El título del proyecto es “Transformar el choque en dialogo”.

Erika Guevara, directora de Amnesty International para las Américas, declaró lo que considera las prioridades políticas en el escenario cubano y la posición de la organización con respecto a este momento histórico: “El gobierno de Raúl Castro no debería perder la oportunidad de impulsar un dialogo importante y constructivo sobre el futuro de Cuba. El nuevo presidente deberá acoger las ocasiones, a partir de los progresos en el campo de la educación y en el sistema sanitario, para enfrentar los nuevos desafíos del País, especialmente las limitaciones, hasta ahora presentes lamentablemente, en materia de derechos a la libertad de expresión y a la manifestación pacífica”.

“El gobierno no debe perder la oportunidad de dar inicio a una nueva era de respeto de los Derechos Humanos – agregó Guevara.

A través del diálogo con todos los sectores de la sociedad cubana, incluyendo las organizaciones de derechos humanos, sindicatos, periodistas independientes y otros actores de la sociedad civil, las autoridades cubanas tendrán que garantizar los derechos de todos los cubanos, también los de quienes critican al gobierno”.

Amnesty International, aun no pudiendo ir desde hace 30 años a Cuba, ha podido documentar detenciones arbitrarias, intimidaciones y amenazas en contra de activistas y periodistas independientes, inclusive a pocos días del fin del mandato de Raúl Castro.

Miguel Díaz-Canel, el futuro presidente cubano

La propuesta de Amnesty International toma en cuenta los problemas [VIDEO], urgentes y antiguos, de la administración cubana, y plantea algunas medidas alternativas que se podrían adoptar en cinco áreas claves: “La roadmap de Amnesty International menciona la necesidad del gobierno de dialogar en manera constructiva con los observadores internacionales de derechos humanos.

Además de tratar de favorecer reformas en materia de libertad de información, leyes anti-discriminación, fin de la censura y del limitado acceso a internet, independencia del poder judicial y la posibilidad de registrar asociaciones por parte de la sociedad civil. La organización pide una vez que se ponga fin, definitivamente, al embargo por parte de Estados Unidos, que sigue comprometiendo los derechos económicos y sociales de los cubanos, a pesar de las aperturas de los últimos años.

Todo parece indicar que el próximo presidente de Cuba será Miguel Díaz-Canel. Nacido el 20 de abril de 1960 en Placetas, provincia de Villa Clara, este joven político siempre ha sido fiel al régimen de los Castro. En los años Ochenta era militante de la Unión de Jóvenes Comunistas; desde el 1994 al 2003 fue secretario del Partido Comunista de Villa Clara, donde se ganó el aprecio de los habitantes gracias a su estilo moderno con un toque rock.

Graduado en Ingeniería electrónica, Díaz-Canel es famoso por el rápido ascenso al interno del gobierno cubano.