Se espera que la caravana de inmigrantes que ha provocado la ira del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump salga de Oaxaca mañana para continuar su viaje hacia Puebla, aunque con un número de miembros reducido y con un destino final a la Ciudad de México.

Los migrantes

Alrededor de 1.500 migrantes centroamericanos, principalmente hondureños, llegaron el sábado a Matías Romero, en la región del istmo de Tehuantepec, de los cuales alrededor de 1.200 permanecen en la ciudad. Aproximadamente 300 hombres salieron de Matías Romero la madrugada del domingo en un tren de carga comúnmente utilizado por los migrantes [VIDEO]y conocido coloquialmente como La Bestia , o "La Bestia [VIDEO]".

El alcalde Marco Antonio Cabello Mares dijo que los migrantes, que han dormido en un estadio deportivo local desde su llegada, serían transportados en autobús al municipio de Jesús Carranza, Veracruz, antes de continuar su viaje a Puebla. Entre el 5 y el 8 de abril, los miembros de la caravana asistirán a talleres en esa ciudad donde podrán acceder a asesoría legal sobre las opciones disponibles para solicitar asilo en México o Estados Unidos.

Un coordinador de Pueblo Sin Fronteras (People Without Borders) - el grupo de defensa que organizó la caravana - dijo ayer a los periodistas que muchos de los inmigrantes están escapando de la persecución política. "Esta es una caravana de hondureños desplazados". . . después de las elecciones presidenciales hubo persecución por parte del ejército contra la población de la oposición ", dijo Rodrigo Abeja.

La caravana es parte de una campaña anual de Pascua organizada desde 2010, pero ha atraído mucha más atención este año debido a su mayor tamaño y una serie de tweets del presidente Trump que la critican. Ayer, en la Casa Blanca, Trump reclamó un crédito parcial por la dispersión de la caravana y dijo: "Acabo de enterarme de que la caravana que viene de Honduras está rota, y México lo hizo".

"Y lo hicieron porque, francamente, dije: 'Realmente tienes que hacerlo'", agregó el presidente, refiriéndose a la diatriba de Twitter de dos días que dirigió a México, que incluía amenazas de terminar el TLCAN si México no lo hacía. moverse para detener el flujo de migrantes.

Trump planea enviar al ejército para asegurar la frontera de Estados Unidos con México

A pesar de las afirmaciones del presidente de los Estados Unidos, el gobierno mexicano rechazó ayer que la presión interna o externa condujera a la dispersión de los miembros de la caravana.

"Como se esperaba, la caravana conocida como el Vía Crucis del Migrante comenzó a romperse por decisión de sus miembros", dijeron en un conjunto la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y la Secretaría del Interior (Segob).

La declaración reiteró que la política migratoria de México se "ejerce de manera soberana y de acuerdo con la ley". También dijo que 465 miembros de caravanas han solicitado permisos de salida, que regularizan su estatus migratorio en México, pero significa que deben abandonar México en 20 días.

Las autoridades llevaron a cabo un censo en el campo de inmigrantes improvisados ​​ayer y, de acuerdo con la declaración de SRE / Segob, ya se han otorgado 230 permisos de salida, mientras que otros 168 se emitirán "en las próximas horas". En un comunicado de prensa previo el lunes, el gobierno dijo que 400 miembros de la caravana habían sido repatriados a sus países de origen porque no entraron a México legalmente.

También afirmó que " bajo ninguna circunstancia el gobierno de México promueve la migración irregular ". A pesar de la airada retórica del presidente Trump contra la caravana, el director de Pueblo Sin Fronteras México dijo que no se vería disuadido de luchar por los derechos de los migrantes y seguir adelante en su camino.

"El Camino de la Cruz del Migrante continúa su camino, tenemos una agenda, Donald Trump no detendrá [la caravana]. "Declaró Irineo Mujica. Sin embargo, aclaró que ahora concluirá en la capital mexicana en lugar de en la frontera entre México y Estados Unidos, como se planeó originalmente.