El gobernador de Arizona, Doug Ducey, aceptó positivamente la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de desplegar un grupo de efectivos de la Guardia Nacional en la frontera con México. Su colega del estado de Texas, Greg Abbott, declaró también que serán adjuntadas más de 100 unidades de agentes de seguridad para ofrecer garantías a los ciudadanos en la frontera entre Estados Unidos y México. De acuerdo a las declaraciones de Abbott, el anuncio del presidente de Trump es la prueba del “compromiso que mantiene la Casa Blanca desde hace tiempo para ofrecer el mayor número de seguridad en la frontera [VIDEO] meridional”.

Ducey subrayó que "Washington ignoró este tema por mucho tiempo en pasado y que tiene necesidad de apoyo regional”.

El gobernador dijo que el estado de Arizona colaborará plenamente con el Gobierno de Trump en este aspecto.

El pasado martes, en una rueda de prensa, Trump dijo a sorpresa que daría el orden de desplegar efectivos del ejercito en los 3000 kilómetros de frontera con México, ya que la Inmigración clandestina desde el vecino país está aumentando. El anuncio de Trump tomó por sorpresa al Pentágono: el magnate [VIDEO] no especificó qué tipo de oficiales de ejercito irían a la frontera. Una ley norteamericana en vigor desde el 1978 prohíbe el uso de tropas federales en las fronteras. Para poder hacerlo, es necesario el permiso del Congreso, que difícilmente Trump obtendrá en este caso.