La Comisión Nacional del Agua (Conagua) pronostica que 32 ciclones tropicales afectarán a México en esta temporada de huracanes, cuatro más que el promedio registrado en los últimos años.

El director de Conagua, Roberto Ramírez de la Parra, dijo a los asistentes en una reunión nacional de protección civil en Acapulco que se pronosticaron 18 de los ciclones para el Océano Pacífico oriental y 14 para el Atlántico.

El Pacífico tendrá mucha acción

De los eventos climáticos del Pacífico, se espera que ocho sean tormentas tropicales, se predice que cuatro serán huracanes de Categoría 1 o 2 y se pronostica que seis serán huracanes que alcanzarán una intensidad de Categoría 3 o superior.

El Atlántico incrementa actividad

En el Atlántico, se pronostican siete tormentas tropicales, cuatro huracanes de categoría 1 o 2 y tres huracanes de categoría 3 o superiores.

Se espera que entre cuatro y seis de los ciclones tropicales tengan un impacto directo en la costa mexicana, dijo Ramírez.

Agregó que la primera tormenta tropical de la temporada de huracanes del Atlántico, que oficialmente no comienza hasta el 1 de junio, se formó ayer. La tormenta subtropical Alberto se encontraba a 105 kilómetros al norte-noroeste del extremo occidental de Cuba a las 1:00 p.m. CDT de hoy y se ha alejado de la costa de Yucatán en las últimas horas.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos espera que la tormenta se desplace sobre el este del Golfo de México a última hora de hoy o mañana antes de acercarse al norte de la costa del Golfo de los Estados Unidos la noche del lunes.

En el lado del Pacífico, la temporada de huracanes comenzó oficialmente el 15 de mayo.

Puede haber más tormentas para el próximo año, dependiendo de El Niño.

El jefe de la Conagua dijo que había un 55% de posibilidades de que el fenómeno meteorológico regrese en el otoño de 2018 y un 67% de probabilidad en la primavera de 2019.

La última eventualidad, dijo Ramírez, podría provocar un mayor número de ciclones tropicales y lluvias más intensas el próximo año. También dijo que el Valle de México, en el que se encuentra el área metropolitana de la Ciudad de México, ha recibido un 30% más de lluvia que el promedio durante abril y mayo.

De momento queda solo esperar que las condiciones del tiempo vayan evolucionando y todos optimistas que los fenómenos no sean tan destrutivos como los de años pasados, aunque todo indica que será un duro año.