2

La crisis en Venezuela, como consecuencia de la pésima gestión del dictador Nicolás Maduro, ha desencadenado una ola de migración a diferentes países del mundo. Los venezolanos huyen tratando de escapar de las penurias garantizadas por el régimen de la República Bolivariana. La mala gestión no es algo que sorprenda a los contrarios a la dictadura, ya que poco se puede esperar de un conductor de autobús que trata de manejar un país lleno de recursos (con todo el respeto a los conductores de autobús).

Más 120.000 venezolanos han pedido asilo en Perú

Este dato revelado recientemente ha desencadenado una alarma migratoria por parte de los países vecinos de Venezuela.

Y es que las marchas hacia Perú ya superan las que muchos hacían hacia Estados Unidos. La falta de capital económico ha hecho que los ciudadanos de Venezuela hayan tenido que escoger otros destinos más económicos donde tratar de rehacer sus vidas. Según la Superintendencia de Migraciones, más de 350.000 personas han llegado a Perú intentado escapar del drama de su país y, de todos ellos, unos 15.000 son niños. Una crisis sin precedentes en donde ningún organismo internacional se ha atrevido a intervenir, aunque los motivos de esta falta de caridad se desconocen por el momento.