La muerte de Hugo Chávez, a quien apodaban "El Comandante", en el mes de marzo de 2013 a causa de una larga lucha contra el cáncer, aupó a la palestra de la política de Venezuela [VIDEO] a Nicolás Maduro. Meses antes de la muerte de Chávez, él mismo, consciente del poco tiempo que le quedaba para convencer a los venezolanos, pidió el voto para el actual presidente de la República Bolivariana de Venezuela.

Un mes después de la muerte de Chávez, concretamente el 14 de abril de 2013, se convocaron elecciones generales en Venezuela en las que Maduro ganó con un ajustado 50,5 por ciento de los votos. Los comicios fueron, prácticamente, un empate técnico.

De esta manera, el conductor de autobús se convertía en 2013 en el nuevo presidente de la República, cargo que tendría asegurado hasta el año 2019 en el que se celebrarían las próximas elecciones.

El drama venezolano desde su llegada al poder

Con la entrada del año 2018, los venezolanos vieron cómo una de las opciones más factibles para sacar del poder del país a Nicolás Maduro se desvaneció a causa de los maltratos ejercidos por él mismo a la oposición al Gobierno. Los opositores decidieron no presentar a ningún candidato en los comicios del pasado mes de abril como señal de protesta por todos los abusos recibidos durante estos últimos años.

Entre muchos otros, destaca la injusta y anticonstitucional pena de cárcel impuesta al que fuera líder de la oposición, Leopoldo López, que actualmente se encuentra bajo arresto por las supuestas "marchas violentas" que lideró contra Maduro.

Vídeos destacados del día

Estas manifestaciones fueron, en realidad, protestas pacíficas que querían desmontar la farsa del Gobierno de Maduro y denunciar todas las irregularidades perpetradas desde su llegada al cargo. López, que fue nominado al Premio Nobel de la Paz, ha sido uno de los máximos representes, junto a su mujer, de los continuos intentos de cambio llevados a cabo sin mucha suerte.

Los venezolanos afirman estar en un país altamente inseguro

Los recientes acontecimientos, relacionados con la lucha entre el Gobierno y la oposición, han provocado un clima de inseguridad en el país que desencadenado la migración de una buena parte de la población a otros lugares. Según los recientes resultado de un estudio realizado por la empresa estadounidense Gallup, los venezolanos sienten la necesidad de salir del país, ya que siente una gran falta de seguridad. El estudio refleja algunas posibles causas que podrían justificar esta amplia opinión. Y es que, solo en 2017, se produjeron 27.000 asesinatos y más de 6.000 estuvieron relacionados con las fuerzas de seguridad de Venezuela.

La noche es el momento que los venezolanos más temen.

Solamente un 15 por ciento cree que puede salir en solitario a la calle frente a los altos porcentajes de otros países con una mayor presencia policial en las calles y, por tanto, con una mayor seguridad. La Guardia Bolivariana, que es la policía que peina las calles de Venezuela y es afín al régimen de Maduro, no cuenta con la confianza de los ciudadanos, ya que solo un 23 por ciento se siente respaldado por los agentes de este cuerpo.

México, segundo en la clasificación

El segundo país en esta lista es México, que sigue encabezando las listas de los países más peligrosos del mundo. Una de las principales causas es la corrupción en muchos de los sectores que forman la seguridad del país, además de en otros sectores. El alto nivel de crímenes y de mortalidad en las calles hacen que los mexicanos no estén dispuestos a arriesgar sus vidas mientras la policía poco puede hacer para poner remedio a las mafias y a los delincuentes del país.