La madre de Meghan Markle, Doria Ragland, fue vista comprando pastelitos cerca de su casa en Los Ángeles el martes mientras el resto de la familia de su hija ha sido hecha trizas por uno de los amigos del príncipe Carlos.

A Doria, que ha mantenido un silencio digno desde mucho antes de la boda real, se le vio muy casual en su salida por pastelillos. Llevaba un par de pantalones estampados y una blusa naranja mientras caminaba con completa tranquilidad por las calles de los Ángeles.

La mamá de la duquesa de Sussex mantuvo su cabeza baja mientras caminaba de regreso a su vehículo después de parar a hacer sus compras en Shabazz Bean Pies, en el centro de Inglewood.

Nicky Haslam dijo que fue una bendición que la familia de Meghan Markle no asistiera a la boda

Y mientras esto sucedía, su ex marido Thomas y su familia, que no han hecho nada más que avergonzar a Meghan desde su compromiso con el Príncipe Harry, hablan mal de ella e incluso amenazan con publicar un libro que cuente el lado oscuro de Meghan pero fueron destrozados.

Nicky Haslam, amigo de Carlos, de 78 años, los describió como "espantosamente comunes" y dijo que era una bendición disfrazada que ninguno de ellos se hubiera presentado en la boda de Meghan con en príncipe Harry y dijo que hubiera sido horrible que ese "gran bulto", como llamó al papá de Meghan, se hubiera presentado en la boda real.

"Los miembros de la realeza probablemente no hubieran sabido cómo lidiar con ellos", le dijo a Sebastian Shakespeare de The Daily Mail. No se expresó igual de la madre de Meghan de quien dijo, no era nada común.

Doria dejó que la tormenta de los medios de comunicación rodeara la boda de su hija Meghan sin pronunciar palabra

Siempre fue discreta, y a pesar del acoso constante de los medios, la madre de la nueva duquesa de Sussex se mantuvo ecuánime, no cayó en provocaciones, pero tampoco dio ningún tipo de información.

Vídeos destacados del día

De hecho, lo más cerca que ha estado de los medios de comunicación fue cuando pasó seis horas en la casa de la famosa conductora Oprah Winfrey en Santa Bárbara antes de la boda.

Su visita provocó la especulación de que se estaba preparando para darle a la reina de la Televisión una entrevista completa sobre el romance real de su hija con el menor de los hijos de Lady Di, pero no fue así, Oprah calló los rumores después y dijo que las dos pasaron su tiempo juntas haciendo yoga y comiendo kumquats de un árbol en su jardín.

Es así como la madre de Meghan Markle, a diferencia del resto de su familia, se ha ganado el cariño y respeto de todos los miembros de la realeza inglesa.