Un arqueólogo de un continente alejado de Egipto hizo lo que llama un descubrimiento "increíblemente asombroso": un ataúd de alrededor de 2.500 años de antigüedad que siempre se había supuesto vacío y en realidad no lo estaba.

El ataúd ya había sido descubierto pero no se había abierto en 20 años ya que se pensó que estaba vacío y que contenía "desechos mixtos". ¡Pero no era así! adentro había alrededor del 10% de un cuerpo humano, compuesto de pies y otros huesos. El resto, se cree, fue extraído por saqueadores de tumbas.

La prueba de radiocarbono confirmó que los restos son de hace 600 aC

Los jeroglíficos en el ataúd sugieren que su antigüedad es de más de medio siglo aC pues las marcas dicen que fue hecha para una mujer llamada Mer-Neith-it-es, que posiblemente fue una gran sacerdotisa.

El llamado sarcófago negro de 2.600 años de antigüedad fue abierto la semana pasada y reveló algo increíble e inesperado: tres esqueletos, un líquido rojo y un terrible olor.

Ahora hay una petición de Change.org que proviene de personas que luchan por el derecho a beber ese líquido rojo. El escrito contiene más de 17,000 firmas, ostensiblemente de aquellos que están de acuerdo con el objetivo de la petición: "Necesitamos beber el líquido rojo del sarcófago oscuro maldito en forma de algún tipo de bebida energética carbonatada para que podamos asumir sus poderes y finalmente morir".

El jefe del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto fue explícito al afirmar que no existe maldición alguna en el equipo que abrió el sarcófago, pues se descubrió que este tenía una grieta que provocó las aguas residuales líquidas dentro de él.

Expertos informan que los comentarios y la razón por la que la gente firmó esta petición, definitivamente no valen el precio de la vida.

Vídeos destacados del día

Innes Mck comenzó la petición y escribió lo siguiente cuando alcanzó las 10.000 firmas: "muchas gracias por todas tus razones profundas y personales por querer beber agua del sarcófago maldito, te juro que seguiré luchando para permitirte cenar". Entre las razones dadas para firmar la petición aparece una que dice: "Sediento".

Live Science le preguntó a un microbiólogo qué pasaría si alguien bebiera el líquido rojo y, como era de esperar, Rolf Halden dijo que no era una buena idea.

Eso se debe a que el líquido es probablemente un guiso de virus y bacterias, y algunas bacterias podrían haber formado "endosporas", que tienen la capacidad de sobrevivir durante milenios.

Si alguien está lo suficientemente loco como para hacerlo, primero es necesario esterilizar el líquido, dijeron los expertos.