Uber, la conocida empresa de taxis a nivel mundial, ha regresado con nuevos cambios a la modalidad de automóvil autónomo, luego del accidente ocurrido en marzo y en el cual perdió la vida una persona.

Tras casi cuatro meses de ausencia de las calles de Arizona, la empresa decidió retomar sus servicios, esta vez con ciertas modificaciones, entre ellas la incorporación de dos asistentes de misión. Por este motivo, la compañía comenzó a reclutar a nuevos miembros de su equipo de operarios, luego que se viera forzada a despedir su personal en los estados de Arizona, Pittsburgh y San Francisco [VIDEO], lo que contempló una baja de aproximadamente 400 personas.

Entre las reformas implantadas por la compañía destaca que los vehículos no utilizarán la modalidad autónoma para desplazarse, sino que serán pilotados por dos conductores distintos. Los directivos de la empresa también señalaron que la inteligencia artificial encargada de esta función, quedará relegada a la actualización de mapas en alta definición. Esta información fue suministrada por el director de Tecnología de la empresa, Eric Meyhofer.

Uber refuerza su seguridad

El resto de las medidas implantadas por Uber comprenden también el uso obligatorio de un sistema de monitoreo a sus empleados, que incluye una alerta ante cualquier posible riesgo de distracción, como uso del smartphone o cualquier desvío de su ruta. El mismo contará con un sistema de alarma, el cual se disparará al detectar las irregularidades, alertando a sus superiores.

Vídeos destacados del día

El resto de las medidas se encuentran comprendidas entre la rectificación de su sistema de alertas, así como la reactivación de los sistemas de seguridad nativos de la empresa aliada de Uber, Volvo.

Quién era la víctima de Uber

El accidente en el que se vio involucrada la conocida compañía de taxis a nivel mundial, ocurrió luego que Elaine Herzberg, de 49 años, fuese impactada por uno de los vehículos de Uber, tras cruzar al descuido un paso peatonal. Distintas fuentes, entre ellas la policía de Tempe, Arizona, señalan que el motivo principal del accidente fue la distracción del conductor.

A esto se suma que el sistema de seguridad de la compañía se encontraba programado a la mínima potencia, lo que también influyó al momento del impacto. El caso fue remitido a las autoridades de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB), que inició una investigación sobre el hecho.