La reina Isabel ha puesto a la venta algunos de los autos clásicos que han servido a la familia real durante décadas. Dos de ellos han llamado atención especial, uno es el Rolls-Royce Phantom IV Landaulette estatal de 1950 que además de ser muy especial es muy raro porque solo se fabricaron 18 en todo el mundo. y justo uno idéntico a ese el que la Duquesa de Sussex [VIDEO] usó cuando se casó con el Príncipe Harry el 19 de mayo de este año.

El auto clásico se venderá como parte de una colección de ocho piezas de "alta importancia" de Rolls Royce ofrecida a la venta por la casa de subastas Bonhams y es que muy rara vez coches como este saldrán al mercado abierto porque se trata de joyas de colección.

Los automóviles Rolls-Royce han estado presentes en innumerables eventos en la historia británica reciente, y Heritage Fleet engloba los modelos más significativos producidos por la marca.

Ese icónico auto se venderá en un estimado de 1,000,000 a 1,500,000 de euros.

Una Rolls-Royce Phantom VI Limousine 1979 se venderá por £ 400,000-600,000 y se ofrecerá un Rolls-Royce 'Centenary' Silver Spur Saloon de 1985 por £ 80,000-100,000, que según ha trascendido fue el auto número 100 mil que construyó la reconocida firma inglesa.

Pero lo más interesante de este auto y que lo ha hecho atrapar la atención de los interesados es que este coche fue en muchas ocasiones, el transporte oficial de la Princesa Diana de Gales.

La venta de Goodwood Revival se realizará el 8 de septiembre

La subasta del lujoso auto Rolls-Royce se llevará a cabo el segundo sábado de septiembre en Chichester, al sur de Inglaterra. En esta venta al mejor postor también se ofrecerá un Rolls-Royce Phantom V ‘High Roof’ State Limousine de 1960 y por el cual se piden $1.4 millones.

Vídeos destacados del día

Incluye piezas utilizadas por varios miembros de la familia real, incluidas algunas de la fallecida princesa Diana.

Tanto la Reina como el Duque de Edimburgo fueron vistos viajando en el auto de lujo varias veces desde la década de 1950.

También tiene un panel de perspex en la parte posterior para una mayor visibilidad y luz.

A diferencia de un modelo similar, una vez propiedad de la princesa Margaret, este no incluye una barra incorporada para el entretenimiento.

Una limusina estatal Rolls-Royce Phantom V de techo alto de 1960 que solía conducir el El Rey y el Duque de Edinburgh para ocasiones estatales se encuentra actualmente en exhibición en el Royal Yacht Britannia en Edimburgo.