Meghan Markle volvió a colocarse una estrellita por su grandioso estilo cuando acudió junto con su esposo, el príncipe Harry a un partido de polo en beneficio de la fundación del Príncipe, Sentebale.

La organización de caridad del duque de Sussex, organiza un partido de polo benéfico para ayudar a los niños de África que viven con VIH y SIDA.

La Copa de Polo en Berkshire se llevó a cabo en el Royal County; ahí, el hijo menor de Lady Di estuvo acompañado por el jugador profesional de polo, Nacho Figueras y su esposa, Delfina. Meghan Markle se convirtió durante el evento en la más animada y flamente porrista de Harry.

El polo se ha convertido en un evento anual importante para recaudar fondos y concientizar a Sentebale.

La organización trabaja con niños y adolescentes en Lesotho y Botswana que han sido detectados con VIH positivo, tienen SIDA o han perdido a sus padres por esta enfermedad.

El evento de polo, que se celebra en el Condado Real de Berkshire Polo Club, por lo general cuenta con jugadores profesionales internacionales y aficionados talentosos. El Príncipe Harry jugó en el equipo Sentebale St Regis, capitaneado por el Embajador de Sentebale, Nacho Figueras, contra el equipo Royal Salute, capitaneado por Malcolm Borwick.

Así comenzó Sentebale

Saber sobre los niños huérfanos y enfermos de VIH y SIDA, inspiró al duque de Sussex a planear hacer caridad con el príncipe Seeiso, hermano menor del rey Letsie III. Su objetivo era ayudar a los jóvenes necesitados y a otros niños que habían perdido uno o ambos padres por el virus del SIDA o que ellos mismos tenía n la enfermedad.

Vídeos destacados del día

En noviembre de 2015, Sentebale inauguró el Mamohato Children's Centre con £ 2 millones en Lesotho para ampliar sus campamentos de Mamohato. Este es un proyecto residencial que proporciona apoyo psicológico, social y práctico a los niños que luchan por sobrellevar el VIH.

El estilo de Meghan Markle vuelve a enamorar

Lejos de su escote favorito tipo barco, esta vez Meghan Markle se arriesgó con un escote mucho más profundo. El vestido es una creación de la diseñadora Carolina Herrera, se trata de un diseño estilo fake-wrap con corte A de mangas corta y falda midi estilo años 50 que no dudamos ni un segundo que desaparezca de las tiendas en línea en pocas horas. Su costo es de alrededor de 44 mil pesos y combinó su look con un bolso de J Crew de 1420 pesos. Y para cerrar lució unos sencillos zapatos Aquazzura de 13,50 pesos mexicanos.