La lucha contra el terrorismo ha llevado a países como Bruselas a plantearse convertir en leyes cualquier regulación que permita el control y el bloqueo de mensajes terroristas que los grupos extremistas lanzan por redes sociales. Así, empresas como Facebook, Youtube, Twitter, Instagram o incluso Google deberán responder con celeridad al retiro de mensajes que convoquen a la violencia, pues tendrán apenas una hora para hacerlo una vez se detecte el contenido inapropiado so pena de ser sancionados.

La iniciativa es impulsada por la Comisión Europea y se dirige principalmente a frenar en la red la promoción de grupos extremistas como el Estado Islámico, aunque los meses de relativa calma que se viven luego de los atentados de Londres, París, Berlín y Barcelona en los dos últimos años puedan acabar en cualquier momento.

El propósito de la ley estará dirigido entonces a bloquear posibles canales propagandísticos usados por los terroristas para divulgar mensajes de odio a través de mensajes de textos, videos y audios.

Desde el 2015, existen acuerdos previos entre la Comisión Europea y las grandes compañías tecnológicas que han permitido que cerca del 70% de los contenidos terroristas que circulan en Internet por estos días sean eliminados luego de un reporte oportuno, en la mayoría de los casos antes de las primeras 24 horas.

No es suficiente, se requiere velocidad de respuesta

Pero ahora desde Bruselas los responsables de políticas de seguridad no ven estos resultados como los más satisfactorios, por lo que están redactando una ley que buscará acelerar aún más la respuesta e incrementar el bloqueo en la circulación de mensajes que invitan al odio por diferencias interraciales, políticas y religiosas.

Vídeos destacados del día

El contenido del proyecto de ley se conocerá en septiembre, antes de que sea aprobado por el Parlamento Europeo en pleno. Esto representará un hito en materia de seguridad jurídica para las plataformas tecnológicas en tanto las redes sociales, tal como se administran actualmente, no son consideradas las responsables legales de los contenidos que se publican y que permiten circular.

Investigar correos electrónicos y mensajes guardados

Otro aspecto importante que será considerado en la nueva regulación es el acceso a la información guardada en correos electrónicos, documentos archivados y mensajes, todo el contenido que pueda ser útil para el trabajo de policías y jueces en la buena marcha de una investigación criminalística o por actos terroristas. En tal sentido, Bruselas propone normas para permitir que los fiscales de los estados miembros de la Comunidad Europea puedan solicitar a las empresas tecnológicas que faciliten las pruebas electrónicas requeridas en una averiguación por hechos criminales, incluso si la compañía se encuentra ubicada en un país diferente a aquél donde se realiza la investigación.