Ha pasado casi una semana desde el colapso de un puente en Italia, y el número de muertos hasta hoy ha aumentado. Reuters informa que los cuerpos de tres miembros de una familia -las últimas tres personas que se creía estaban desaparecidas- fueron sacados de un automóvil aplastado durante el fin de semana de entre los escombros del puente Morandi de Génova, lo que llevó al recuento de personas muertas en la catástrofe del martes. Los oficiales creen que todos los desaparecidos han sido contabilizados

La operación de búsqueda de los desaparecidos después del colapso terminó el sábado

Los trabajos de rescate terminaron el sábado luego de la localización de la última familia, con lo que el número oficial de muertos es de 43.

La familia, que incluía un niño, se había ido de vacaciones cuando sucedió la tragedia.

Hasta este momento, nueve personas permanecen hospitalizadas, cuatro de ellas de manera crítica, por la prefectura de Génova.

Los bomberos seguirán registrando los restos para estar doblemente seguros de que no hay nadie más debajo de los escombros a quien hayan pasado por alto, aunque los rescatistas creen que todos los que estaban en el puente han sido ya sacados del lugar.

Sergio Mattarella, y el primer ministro, Giuseppe Conte, presidieron el funeral de Estado de casi 20 víctimas durante el fin de semana, aunque algunas familias rechazaron las aperturas públicas, ya sea porque lloraban en privado o porque estaban furiosas con el Gobierno por la tragedia..

Hace años se advirtió sobre el deterioro del puente

A través del periódico Independent, se dio a conocer un informe de 1979 donde el ingeniero del puente advirtió sobre los riesgos de deterioro.

Vídeos destacados del día

Riccardo Morandi señaló que el aire salado del océano y la contaminación de una fábrica vecina habían provocado una pérdida conocida de resistencia química superficial del concreto y que el puente necesitaría mantenimiento constante para eliminar el óxido y otras vulnerabilidades. La causa del colapso aún está bajo investigación.

El martes pasado, una sección de 200 metros de largo del puente Morandi cedió hundiendo vehículos, trozos de concreto y metal retorcido hasta unos 90 metros de profundidad.

El viaducto era parte de la autopista A10 que unía la ciudad portuaria con la frontera francesa al oeste y era administrado por el operador de peaje Autostrade per l'Italia, una unidad del grupo de infraestructura Atlantia.

El sábado, Autostrade prometió medio billón de euros para reconstruir el puente y establecer fondos para ayudar de inmediato a las familias de las víctimas y los desplazados de sus hogares por el colapso y el trabajo de reconstrucción.

El viernes, el gobierno lanzó formalmente un procedimiento para revocar las concesiones en manos de Autostrade para operar autopistas de peaje.