A medida que el choque dio paso a la ira por el colapso del puente en Génova, los italianos reflexionaron sobre la aleatoriedad con la que se seleccionaron las víctimas. Dentro del flujo de tráfico condenado por el colapso había familias, una enfermera y un anestesista, un camionero, un chef. Había italianos, trabajadores extranjeros y turistas.

Entre los 39 muertos confirmados se encontraban dos familias

Roberto Robbiano, de 44 años, Ersilia Piccinino, de 41, y su hijo de ocho años, Samuele, de Campomorone, en la provincia de Génova, supuestamente iban a almorzar con familiares en Voltri cuando el puente se vino abajo.

Un amigo de la familia le dijo a un periódico local que llegó a la escena alrededor de la 1 pm y reconoció su auto, así como una pelota de Spider-Man con la que jugó Samuele.

Los miembros de una segunda familia, de Milán, fueron nombrados como Andrea Vittone, 59, Claudia Possetti, 48, y dos niños del matrimonio anterior de Possetti, Camilla, 12 y Manuele, 16.

Alberto Fanfani, un anestesista de 32 años que trabajaba en Pisa, viajaba con su novia, Marta Danisi, de 29 años, de Sicilia, cuando el puente colapsó. Dario Nardella, el alcalde de Florencia, confirmó la muerte de Fanfani a través de Twitter.

Se cree que la pareja se dirigía hacia la ciudad norteña de Alessandria, a donde se dijo que Danisi se había trasladado recientemente para trabajar.

Amigos de Elisa Bozzo, de 34 años, que viajaba en un automóvil Opel negro, lanzaron un llamado en las redes sociales en busca de su paradero poco después del accidente.

Encontró la muerte en su nuevo trabajo

Andrea Cerulli, de 47 años, murió mientras se dirigía a su trabajo en el puerto de Génova.

Vídeos destacados del día

Mirko Vicini, de 31 años, y Bruno Casagrande, de 35, que habían estado desempleados durante meses antes de encontrar trabajo estacional con Amiu, una empresa de gestión de residuos, se encontraban en una camioneta en un centro de reciclaje debajo del puente cuando el puente cayó.

Marjus Djerri y Edy Bokrina viajaban en una camioneta propiedad de EuroPulizia, una compañía de servicios, y estaban en camino a su trabajo en Rapallo. Sus cuerpos fueron recuperados de los escombros en frente de sus padres y esposas.

Los cuerpos de cuatro personas de Torre del Greco, cerca de Nápoles, también se encontraron en los restos. El grupo iba en camino a Niza y luego a Barcelona.

Gennaro Sarnataro, un camionero de Nápoles de 43 años, volvía de Francia cuando murió.

Los medios italianos nombraron víctimas extranjeras, incluido un grupo de turistas franceses que se dirigían al puerto de Génova para tomar un ferry a Cerdeña. Fueron identificados como Nathan Gusman, 20, Melissa Artus, 22, y Nemati Alizè Plaze, 20.

También se menciona a Juan Carlos Pastenes, un chef de 64 años originario de Chile que había vivido en Génova durante más de 30 años. Viajaba con su esposa, Nora Rivera, y su amigo, Juan Figueroa, de 60 años, en el momento del colapso.

Los rescatistas trabajaron bajo focos durante toda la noche en busca de sobrevivientes. Cuatro personas fueron sacadas vivas de los escombros en las horas posteriores al accidente, pero el martes, la búsqueda continúa. Todos los espacios accesibles han sido explorados; ahora están moviendo los pedazos más grandes de escombros porque aún podría haber sobrevivientes.