En su cumpleaños, a Meghan Markle no se le permitirá conservar todos sus regalos de cumpleaños.

La duquesa de Sussex, celebró su primer cumpleaños como parte de la familia real este 4 de agosto al lado de su esposo Harry en la boda del amigo del Príncipe, Charlie Van Straubenzee con Daisy Jenks.

Desde que se casó con el Príncipe Harry, Meghan ha disfrutado de varias salidas públicas y eventos como miembro de la Realeza y esta vez le tocó festejar este gran día en un momento especial también para sus amigos.

Si bien hay muchos beneficios de ser parte de la familia real, hay estrictas tradiciones que Meghan debe cumplir. Algunos de estos rodean la conducta durante los cumpleaños, lo que podría significar que la duquesa de Sussex tiene que renunciar a algunos de sus regalos.

Meghan tendrá que devolver sus regalos

La tradición real marca que a los miembros de la realeza no se les permite organizar grandes fiestas fastuosas, sino que se festejan con un pequeño evento familiar.

Ciertos regalos no solicitados tendrán que rechazarse ya que los regalos de celebridades y empresas están prohibidos. Esto es para evitar que la realeza sea explotada con fines comerciales por las empresas y es una regla de línea dura en la casa de Windsor. Este año, cuando Harry y Meghan se casaron, la pareja se vio obligada a devolver un total de £ 7 millones en regalos.

Las pautas oficiales dicen que los regalos ofrecidos por personas privadas que viven en el Reino Unido y que no son personalmente conocidos por el miembro de la familia real deben ser rechazados cuando haya dudas sobre la propiedad o los motivos del donante o del regalo en sí.

Vídeos destacados del día

Este año, la duquesa de Sussex ya recibió un costoso bolso de 290 libras diseñado por Alexandra K de la organización estadounidense de defensa de los animales PETA.

Es probable que Meghan tenga que devolver este objeto junto con los demás para mantener una imagen imparcial como duquesa.

Meghan festejó su cumpleaños en la boda de un amigo del Príncipe Harry

El cumpleaños de Megan este año podría haber visto ya grandes regalos de la familia real hacia ella.

El año pasado, se rumoreaba que el Príncipe Harry le había regalado a la duquesa un cuadro que seleccionó a mano de una galería de Kensington. Al parecer, el Príncipe también llevó a su novia a un viaje a Botswana.

Este año, Meghan festejó su cumpleaños en la boda de Charlie van Straubenzee donde Harry sirvió como ujier de su mejor amigo.