La Duquesa de Sussex, Meghan Markle supo guardar muy bien el secreto de su viaje a Toronto, pues nadie pudo descubrir cuándo fue el día exacto que viajó para reunirse con su mejor amiga, Jessica Mulroney.

Meghan Markle se toma unos días en la casa de Jessica Mulroney

La ex actriz aprovechó muy bien su viaje a Canadá para pasar tres días "escondida" en casa de Jessica Mulroney y su esposo Ben, disfrutando de grandes charlas, mientras convivía con los hijos de su amiga que tiernamente la llaman "Tía Meg".

Jessica, que es gran amiga de Meghan desde hace varios años, es una estilista de moda conocida, porque constantemente aparece en programas de televisión dando tips de belleza.

El día de la Boda Real, la Sra. Mulroney y su esposo Ben fueron de los invitados especiales de la hoy duquesa y sus hijos, los gemelos Brian y John aparecieron como pages, mientras su hija Ivy fue la "niña de las flores".

El 30 de septiembre de 2017 ella y su esposo asistieron a la ceremonia de clausura de los Juegos Invictus 2017 en el Centro Air Canada, Toronto donde Markle y el Príncipe Harry hicieron una aparición pública conjunta.

Todos creían que Meghan estaba en Balmoral

Este fue un buen momento para que Meghan Markle hiciera su viaje secreto a Toronto, pues mientras el resto de la Familia Real se encontraba en Balmoral, Escocia, ella aprovechó para pasar desapercibida, mientras se dirigía a visitar su antigua ciudad de Canadá, donde estuvo durante siete años filmando su exitoso programa de televisión Suits. Y fue precisamente para que nadie detectara su presencia allá, que junto con su amiga y su esposo Harry, decidieron pasar sus pequeñas vacaciones en casa de la estilista y no en un hotel.

Vídeos destacados del día

Meghan y Jessica pasaron esos días juntas, además de divirtiéndose en la piscina y jugando con los hijos de la estilista, escogiendo algunas opciones de vestuario de alta moda para los eventos reales de este otoño. La visita de la Duquesa puede haber llegado casualmente, al mismo tiempo que Mulroney publicó una fotografía de sus tres hijos de pie, en conjuntos blancos a juego con ella, en la ciudad soleada.

Si la visita rumoreada de Meghan a Canadá es cierta, tendría sentido por qué no vimos a la duquesa hasta la actuación de anoche de Hamilton en Londres donde, por cierto, su esposo, el príncipe Harry, entonó una pequeña frase de la canción You'll back, en el escenario de la obra de teatro, a beneficio de la Fundación Sentebale, que apoya a los niños y jóvenes con VIH.