La duquesa de Sussex, Meghan Markle, no ha querido tener más contacto con su padre, ya ausente de su matrimonio, desde que Thomas armó unas fotografías con los paparazzis para que fueran publicadas en las revistas, situación que en su momento el señor Markle negó, pero que hoy se sabe por su propia boca que él aceptó.

El padre de Meghan Markle confesó haber mentido al príncipe Harry

Con la esperanza de ser perdonado por Meghan y Harry, Thomas Markle, reveló que le mintió al príncipe sobre su famosa operación fotográfica, que pronto se supo, estuvo organizada por un paparazzi.

Recordemos que antes de la boda real en mayo pasado, el estadounidense Thomas Markle apareció inmerso en la lectura de un libro titulado, "Imágenes de Gran Bretaña" como si estuviera eligiendo algunos lugares para conocer durante su visita a ese país por la boda de su hija con el príncipe Harry.

En aquel momento, en una entrevista con el Mail on Sunday , Thomas dijo que negaba cualquier relación con esas fotografías y que incluso cuando el Príncipe Harry le llamó, él lo negó saber algo sobre el tema..

Harry le había advertido que la prensa lo devoraría vivo

Peor aún, unos días después, cuando las fotos fueron publicadas y el príncipe las vio enfureció al grado que, según Thomas Markle, cuando tuvo aquel ataque al corazón que le impidió asistir a la boda de su hija, Harry no le permitió hablar con Meghan y dijo que era "grosero llamar en ese momento”.

No es un secreto que las relaciones eran bastante tensas entre el príncipe y su suegro incluso antes de que se llevara a cabo la boda real, incluso el Príncipe Harry le hizo prometer al padre de Meghan Markle que nunca atacaría a su hija con la prensa y le advirtió que no se entregara a los tabloides: "Me dijo que nunca confiara en la prensa, que terminaría llorando, que me devorarían vivo. Tenía razón ", concluyó el papá de la duquesa de Sussex.

Meghan corta relaciones con su padre, pero repatria a su madre

Esta es solo una de las muchas entrevistas que Thomas Markle brindó a la prensa en los últimos meses.

Vídeos destacados del día

Los tabloides estadounidenses festejan continuamente sus "confesiones" y sus dudosas "primicias" en las cuales se queja de que su hija no es amable con él, por ejemplo. En este clima, entendemos por qué Meghan Markle no quiere saber de su padre hasta nuevo aviso.

Lo que sí se sabe es que está muy bien con su mamá, incluso se supo este domingo que está lista para mudarse a Inglaterra para estar más cerca de su hija, por lo que Doria Ragland, de 61 años, está "rebosante de entusiasmo" ante esta nueva oportunidad.