Noventa cadáveres de elefantes fueron descubiertos en Botswana con sus colmillos cortados en lo que se cree que es una de las peores cacerías furtivas en África.

La mayoría eran grandes elefantes con pesados y muy valiosos ​​colmillos

El descubrimiento se fue realizado durante varias semanas durante una encuesta aérea realizada por científicos de Elephants Without Borders y del Departamento de Vida Silvestre y Parques Nacionales de Botswana.

Mike Chase, el director de la organización benéfica, dijo que habían empezado a su encuesta el 10 de julio, y que hasta le fecha habían contado 90 cadáveres de elefantes.

Si bien existió caza furtiva de elefantes [VIDEO] en África antes de este año, ciertamente no fue de la magnitud que se vio en esta ocasión.

Esta caza no tiene precedentes. Ya antes les habían advertido que la caza furtiva que ha sucedido en el este de África y partes del norte de Mozambique puede extenderse hacia el sur. Lo sorprendente ahora es la escala y la velocidad a la que ha sucedido.

El país tiene la mayor población de elefantes en África con más de 135,000. El número de elefantes africanos se ha reducido en alrededor de 111,000 a 415,000 en la última década, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

La matanza continúa a un ritmo vertiginoso de alrededor de 30,000 elefantes al año para satisfacer la demanda de marfil en Asia, donde los colmillos se venden por alrededor de US $ 1,000 por kilogramo.

El vicepresidente de conservación del Fondo Internacional para el Bienestar Animal, Jason Bell, dijo que hasta ahora, las manadas de elefantes de Botswana habían sido dejadas en paz, pero claramente Botswana ahora está en la mira.

Vídeos destacados del día

Los cazadores furtivos también han atacado a los rinocerontes en Botswana, con seis cadáveres de rinocerontes blancos encontrados en los últimos meses.

Botswana anteriormente tenía un enfoque de tolerancia cero con la caza furtiva

Bostswana no permitía la cacería y tuvo una política de "disparar a matar" contra los cazadores furtivos.

Los cadáveres de docenas de elefantes se han encontrado cerca de un santuario de vida silvestre en Botswana en lo que los conservacionistas llaman el mayor caso de caza furtiva jamás visto en África.

Elephants Without Borders realizó una extensa investigación aérea, y encontró los cuerpos de 87 elefantes cerca del santuario de vida silvestre del delta del Okavango de Botswana. La ubicación turística popular cuenta con la población de elefantes más grande del mundo.