El huracán Florence dejó un saldo lamentable de personas fallecidas, el cual aumentó a 13 este domingo, debido a su fuerte impacto ambiental en la costa este de Estados Unidos, afectando principalmente a los estados de Carolina del Norte y Carolina del Sur, pese a las persistentes solicitudes de evacuaciones y desalojos realizados por las autoridades gubernamentales estadounidenses, desde hace varios días para prevenir y proteger a la población.

Entre las recientes víctimas se encuentran un hombre y una mujer, quienes fallecieron por intoxicación con monóxido de carbono, tras haber utilizado un generador de electricidad en su casa, situada en el condado de Horry, en Carolina del Sur.

Los reportes emitidos por las autoridades estatales también señalan que una pareja también falleció debido a un incendio ocurrido en su casa en Fayetteville.

El huracán Florence también ocasionó el fallecimiento de otras tres personas, específicamente en el condado de Duplin, en Carolina del Norte, por la crecida de los ríos y las balsas en las carreteras. El aumento de los niveles de agua de los ríos ha sido elevado y mucho mayor al que se registra normalmente en esta región estadounidense.

Mantener previsiones ante el huracán Florence

Florence ya bajó su categoría de una manera importante y ahora se convirtió en una tormenta tropical, pero igualmente afecta a las comunidades, especialmente, a los residentes de Carolina del Norte y Carolina del Sur, por las grandes inundaciones que se registran en diferentes áreas circundantes [VIDEO], tales como calles, avenidas, vecindarios, parques y embarcaderos.

Vídeos destacados del día

Aun cuando Florence sigue degradándose de categoría y debilitándose, también continúa su paso hacia la costa atlántica de Estados Unidos e igualmente mantiene su fuerte potencial destructivo, por lo cual las autoridades se mantienen realizando llamados de alerta a todos residentes de estas localidades, con especial énfasis en niños, mujeres embarazadas, ancianos y discapacitados.

Huracán Florence tocó tierra en Wrightsville Beach

Según reportes emitidos por el Centro Nacional de Huracanes, Florence tocó tierra el pasado viernes en Wrightsville Beach, en Carolina del Norte como huracán de categoría 1 y con vientos sostenidos con una velocidad de unos 150 kilómetros por hora, sin embargo, este fenómeno natural llegó a registrar la categoría 4 de la escala meteorológica Saffir-Simpson, que dispone un máximo de 5.