Además de Florence hay otra tormenta, pero esta es polítca. La desató el presidente Donald Trump al negar la tragedia ocasionada por el huracán María en Puerto Rico, él insistió que ahí no murieron 3 mil personas y que la cifra es un invento de los demócratas, incluso los acusó de agregar a la lista a los que han muerto por otras causas.

Las reacciones por esta actitud del presidente van desde las más furiosas como la de Marc Anthony, que lo acusan de tener en sus manos la vida de las personas, hasta las más moderadas como las del gobernador de la isla Ricardo Rossello, que a pesar de ser republicano, contradice al presidente y asegura que los muertos por María fueron efectivamente 2 mil 975.

Pero aunque el presidente más polémico de los Estados Unidos se muestra insensible con algunas cosas, con otras no le queda más remedio que doblar las manos, pues por más que él quiera hacer su voluntad afectando a otros, no siempre puede lograrlo.

Inmigrantes podrán hacer nuevamente su petición de asilo en EUA

Es así que a pesar de su insistencia y sus constantes actos y decisiones para ahuyentar y sacar del país a los inmigrantes, la esperanza de miles de familias en la frontera que perdieron sus casos de asilo ha vuelto y es que el Gobierno les va a permitir presentar de nuevo su petición.

El gobierno del presidente Trump no tuvo otra opción que dar su "brazo a trocer" en un asunto de inmigración. Para a unas mil familias que fueron separadas en la frontera les han devuelto el aliento, porque tendrán una segunda oportunidad para defender su caso de asilo y ahora lo podrán hacer acompañados de un abogado.

En cierto sentido esto es un reconocimiento, de parte del gobierno federal, que conoce que lo hicieron mal y sabe que tienen qué hacerlo de nuevo.

Vídeos destacados del día

Las negociaciones para asilo entre gobierno y otras organizaciones rinde frutos

Esto es el resultado de negociaciones entre el departamento de justicia y organizaciones, que representan a varias familias de inmigrantes, que demandaron al gobierno.

Muchos padres fallaron en el proceso de asilo por la angustia que sentían y es que no podían pensar en su caso de asilo, porque estaban más preocupados por saber dónde estaban sus hijos y si estaban bien. Por eso es tan importante tener una evidencia, a la par de un testimonio que sea creíble y consistente, porque si no logran demostrar, que tienen un caso de miedo creíble no todo estaría perdido, porque según el acuerdo podrían permanecer en el país, mientras continúa el proceso legal de su hijo; pero para aquellos que ya fueron deportados no será tan fácil, solo analizarán los expedientes de los padres que son parte de las demandas y tendrían 30 días para presentar nuevas evidencias y de eso depende que puedan regresar a los Estados Unidos.

El acuerdo todavía necesita la aprobación de un juez, pero nadie vaticina que se vaya a bloquear un plan, que pueda poner fin al sufrimiento de muchas familias.