El huracán Florence sigue siendo una amenaza para los residentes de los estados de la costa este de Estados Unidos, entre ellos Carolina del Norte y Carolina del Sur, por la fuerza de sus vientos que han superado los 200 kilómetros por hora, aun cuando ha descendido de categoría, lo que representa una disminución significativa de su intensidad, especialmente al tocar tierra en la localidad de Wrightsville Beach, en Carolina del Norte.

Autoridades estadounidenses indicaron que el impacto para esta nación del huracán Florence es muy fuerte, por el aumento de familias con necesidades como la vivienda, terrenos, automóviles, granjas y otras propiedades que representan el esfuerzo de muchos años de trabajo para muchos residentes de estas regiones costeras.

En la zona de Atlantic Beach, en Carolina del Norte se ha podido observar un intenso oleaje, al igual que en otras áreas cercanas al mar. Entre otras localidades, que también sufrieron un fuerte impacto se encuentra New Bern, en la cual muchas casas se encuentran con elevados niveles de inundaciones y en muchos casos supera inclusive más de la mitad de la altura de las viviendas.

Afortunadamente muchas son las familias que obedecieron las órdenes gubernamentales de evacuación y desalojo, protegiéndose con anticipación de los daños del huracán Florence. Muchos lograron abastecerse a tiempo de insumos básicos [VIDEO], como alimentos, medicinas y ropas, además ya se encuentran resguardados en refugios.

Se mantienen áreas con grandes inundaciones

En algunas comunidades de Carolina del Norte se registraron fuertes inundaciones, las cuales en muchos casos, superan los tres metros de altura, mientras las autoridades siguen alertando a la población de la costa este la necesidad de seguir manteniéndose resguardados y en sitios seguros, los cuales han sido organizados por entes del Gobierno estadounidense, proceso en el cual han participado los gobernadores de los estados de Carolina del Norte y Carolina del Sur, Roy Cooper y Henry McMaster, respectivamente.

Vídeos destacados del día

La escala Saffir-Simpson y el huracán Florence

Afortunadamente y debido a su descenso de categoría en la escala Saffir-Simpson, el huracán Florence se convirtió en tormenta tropical, lo cual también significa que vendrán varios días de intensas lluvias en estas localidades. La escala Saffir-Simpson es una escala de huracanes que se utiliza para clasificar los ciclones de tipo tropical, de acuerdo a la intensidad del viento. Fue desarrollada en el año 1969, por Herbert Saffir, ingeniero civil y por Robert Simpson, director del reconocido Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.