Una familia salvadoreña [VIDEO] vive un calvario casi tan terrible como el que tuvo que atravesar para llegar a Estados Unidos. Después de que cruzaron la frontera, la hija mayor de esta familia quedó detenida por inmigración, sus padres dicen que deportarla al Salvador será como sentenciarla a la muerte. Desesperada, la mamá de la joven ha dicho que no le desea a nadie lo que ella está viviendo como madre.

Familia salvadoreña desesperada por futuro incierto de su hija

La señora Claudia Alariza se mostró desesperada por el destino de su hija que quedó detenida en Texas. Comentó que la familia entera salió huyendo de las amenazas y violencia que vivían en el Salvador sin imaginar que serían separados en la frontera, y ahora teme por la vida de su hija.

Los cinco miembros de la familia ingresaron ilegalmente a los Estados Unidos y se entregaron a las autoridades el 24 de junio. Solo Claudia, su esposo y sus hijos de 6 y 11 años fueron liberados.

La hija de 22 años no califica para recibir asilo en los Estados Unidos

Claudia no logra entender cuáles fueron los criterios que tomaron las autoridades para determinar que parte de la familia fuera liberada y Paola de 22 años terminara detenida. Y es que las autoridades determinaron que Paola no califica para asilo en los Estados Unidos. Paola contó que habían llegado todos juntos buscando el sueño americano, que habían llegado su mamá, sus hermanos y su papá. Que habían cruzado el río porque iban huyendo de su propio país. Declaró que se sentía muy mal porque no quería ser deportada, que tenía miedo porque no tenía a dónde llegar y porque sabía que su vida corría peligro.

Vídeos destacados del día

Las autoridades de inmigración no han comentado hasta el momento cuáles fueron las razones que los llevaron a decidir que solo la madre, el padre y los hermanos de la joven recibirían asilo en Estados Unidos, y que Paola debía regresar a su país, a pesar de sus argumentos. Pero fue el abogado Alex Galvez, quien no representa a la familia quien cree que la edad de Paola pudo haber sido el factor que hizo a las autoridades tomar esa decisión.

"Aquí la gran diferencia fue la edad. Los papás y los niños fueron dejados en libertad porque los niños eran menores de edad y ellos eran papás de estos hijos. La muchacha de 22 años ya es considerada como adulta y la tienen que tratar como única"

Mientras tanto Paola, como cientos de familias se encuentra en un limbo migratorio y con miedo a ser deportados.