Se dice que el padre de Harry, el príncipe Carlos, tiene un "punto débil" hacia su nuera, Meghan Markle, la Duquesa de Sussex y estuvo "emocionado" cuando ella y su hijo menor pasaron una semana con él en el Castillo de Mey, antigua casa de la Reina Madre, para sus vacaciones de verano.

El príncipe Carlos está más cerca que nunca de Harry

Charles está forjando una relación adorable con Meghan Markle y ahora está más cerca que nunca de su hijo. Se dice que el príncipe Carlos se ha acercado más a Meghan, de 37 años, desde que llevó a la duquesa por el pasillo en Windsor el día de su boda cuando su padre, Thomas Markle no asistió por una supuesta enfermedad del corazón.

Se dice que ha sido "muy comprensivo" con su nuera, luego de que la familia Markle continúa acusándola y realizando en explosivas entrevistas con los medios.

Una fuente confesó recientemente que la boda real había sido un verdadero punto de inflexión para que eso sucediera y que Charles había mostrado tanto amor hacia Harry y Meghan, que seguramente el menor de los hijos de Ladi Di estará eternamente agradecido con su papá por intervenir y darle la mano a Meghan en matrimonio.

Harry y Meghan pasaron una semana con el príncipe Carlos en el Castillo de Mey

La fuente dijo que la pareja pasó una semana con el príncipe Carlos este verano en el Castillo de Mey, que se encuentra en la costa norte de Escocia. Charles alquila el castillo por varios días cada agosto y a menudo se le une Camilla. Los jardines del castillo tienen un jardín amurallado y muchas hectáreas de pintorescos parques.

Vídeos destacados del día

Se dice que los tres pasaron las tardes leyendo, paseando perros y hablando. Y es que sin duda Charles tiene un punto débil para con ella, de hecho ha comentado que Meghan es lo mejor que le pudo haber pasado a Harry.

El Príncipe de Gales "bautizó" a la duquesa de Sussex con el sobrenombre de "tungsteno", que es uno de los metales más difíciles conocidos por el hombre.

Una fuente cercana al Palacio de Buckingham reveló que aunque no parezca el apodo más elogioso, el Príncipe Carlos aprecia a Meghan por ser una buena influencia para su hijo, el Príncipe Harry.

Un experto real menconó recientemente que el príncipe Carlos admira a Meghan por su fortaleza y por ser la columna vertebral que le da fuerza a Harry, que necesita una figura de tungsteno en su vida, ya que puede ser un poco "softy".

El castillo fue adquirido por la Reina Madre en 1952, poco después de la muerte de su esposo, el Rey Jorge VI.