El huracán Florence, que durante esta semana mantuvo en estado de alerta a las comunidades de Carolina del Norte, Carolina del Sur y Virginia, lamentablemente ya ocasionó las primeras víctimas fatales como resultado de las heridas ocasionadas por la caída de un árbol sobre una casa, en la cual aún permanecían una madre y su pequeño hijo, quienes fallecieron por las heridas ocasionadas por este fenómeno natural. El hecho ocurrió en la comunidad de Wilmington, situada en Carolina del Norte, debido a las intensas lluvias y vientos huracanados de Florence.

Como consecuencia de la velocidad de los vientos del huracán Florence y las grandes cantidades de agua que han provocado sus lluvias, otra mujer perdió la vida por un ataque al corazón en la localidad de Hampstead, mientras otra falleció cuando enchufaba un generador de corriente eléctrica, en el condado Lenoir.

Los cuatro fallecimientos ocurrieron en el Estado de Carolina del Norte. Estos hechos sucedieron, pese al llamado de alerta realizado, con especial énfasis en el transcurso de esta semana, en los cuales se les solicitaban evacuaciones obligatorias a los habitantes de la costa este de Estados Unidos, ante la llegada del huracán Florence.

Miles de hogares sin electricidad en la costa este de EUA

De acuerdo a los reportes realizados por las autoridades, unos 650 mil hogares se encuentran sin servicio eléctrico en los Estados situados al sureste de Estados Unidos. El gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, informó que “esta fuerte tormenta está ocasionando muchos estragos y estamos preocupados profundamente por la peligrosidad inminente de que algunas comunidades enteras pudieran ser barridas”.

Vídeos destacados del día

Asimismo, unos 550 mil hogares, situados en Carolina del Norte no disponen, en estos momentos, de electricidad.

Mantener estado de alerta preventiva en la costa este de EUA

Mientras tanto, el Servicio Nacional de Meteorología sigue alertando a la población de los Estados de Carolina del Norte, Carolina del Sur y Virginia que el huracán Florence aún se mantiene en desarrollo y es necesario continuar realizando desalojos y seguir tomando las previsiones necesarias para evitar más fallecimientos.

Florence sigue desplazándose, desde la costa hasta el interior e igualmente aumentan las posibilidades de grandes inundaciones, que pudieran ser repentinas, además del consecuente desbordamiento de ríos, lagos o lagunas.