Con la finalidad de resguardar la frontera sur de Estados Unidos, oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza, CBP, efectuaron a comienzos de esta semana un entrenamiento antidisturbios, con el objetivo de planificar las acciones para impedir el ingreso ilegal de inmigrantes centroamericanos a territorio estadounidense. Esta actividad se realizó en uno de los puentes internacionales de la localidad de El Paso, en Texas, mientras grandes grupos de miles de inmigrantes atraviesan México y tienen como destino la frontera sur de EEUU.

Este entrenamiento realizado por oficiales de CBP revela el interés del Gobierno de Estados Unidos por reforzar la seguridad fronteriza y enfatizar las políticas migratorias aplicadas por la administración Trump, al tiempo que han advertido que la caravana de inmigrantes representa una “emergencia nacional”.

Para la realización de esta actividad de entrenamiento, los agentes de CBP utilizaron armas largas y equipos antimotines, algunos de ellos estuvieron encapuchados y se ubicaron a una corta distancia de la línea divisoria entre Estados Unidos y México, efectuando formaciones tácticas con una duración aproximada de cuarenta minutos, al tiempo que un helicóptero de la CBP sobrevolaba la región fronteriza sur con México.

Reguardo de la frontera sur con México

Estas actividades de entrenamiento antimotines forman parte de los señalamientos realizados en días pasados por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien advirtió en varias oportunidades que enviaría a miles de militares a la frontera y dijo que “no le permitirán a los inmigrantes centroamericanos ingresar a Estados Unidos”, catalogándolos a muchas de estas personas como “delincuentes y criminales”, que ponen en peligro la seguridad de la nación norteamericana.

Vídeos destacados del día

Entrenamiento antimotín sorpresa

El entrenamiento antimotín se realizó sin previo aviso a las comunidades cercanas y tomó de manera sorpresiva a muchos usuarios del puente internacional Paso del Norte, quienes sufrieron la obstaculización del puerto de entrada a EEUU y, ante esta situación, esperaron a bordo de sus automóviles o a pie del lado mexicano de la frontera.

El representante del departamento de Aduanas y Protección Fronteriza del sector El Paso, Rubén Jáuregui, declaró que este es un operativo, que tiene como propósito que los agentes que resguardan la frontera se preparen para cualquier incidente que pudiera ocurrir de forma eventual.

Jáuregui declaró que “tenemos que asegurarnos que estamos preparados para enfrentar cualquier incidente”. El reciente entrenamiento forma parte de las acciones anunciadas por el presidente Trump, en relación a los mecanismos que utilizará su Gobierno para enfrentar esta problemática migratoria, que a su juicio representa una amenaza para la nación.