El presidente de Estados Unidos, Donald Trump reafirmó el martes de esta semana, que el nuevo acuerdo comercial en el cual participan EEUU, Canadá y México representa una victoria significativa para los trabajadores y las empresas norteamericanas, sin embargo, antes que este acuerdo sea sometido a su correspondiente debate y voto en el Congreso, grupos influyentes del sector ambiental [VIDEO] cuestionaron las débiles protecciones ecológicas, que contiene este pacto internacional.

Los grupos ambientalistas Greenpeace y Sierra Club afirman que el acuerdo comercial establecido entre las naciones de Norteamérica, no contiene los elementos necesarios para garantizar el cuidado ambiental y esta área es absolutamente necesaria.

El texto del reciente acuerdo trilateral incluye un capítulo de una extensión de 31 páginas, las cuales se relacionan al medio ambiente, pero no incluye el cambio climático y, por otra parte, continúa ofreciendo dádivas a corporaciones pertenecientes al sector energético, mientras las salvaguardas del ambiente son débiles y tiene pocas garantías de una aplicación rigurosa.

Esta nueva situación, relativa al pacto recientemente celebrado como un éxito de la administración Trump, podría convertirse en parte de un extenso debate en el Congreso, cuando se presente este acuerdo para su discusión y aprobación, ante esta instancia gubernamental estadounidense.

El agua, el aire y el clima podrían verse afectados por el acuerdo trilateral

El director ejecutivo del Sierra Club, Michael Brune, señaló que la política comercial del presidente Trump creó una propuesta que “perpetuará el daño del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, TLCAN en las comunidades”.

Vídeos destacados del día

De acuerdo a la opinión de Brune, "el nuevo pacto comercial premiará a las compañías como ExxonMobil y Chevron, además cimentará el legado de contaminación ambiental durante los años venideros, luego que Trump culmine su mandato presidencial" [VIDEO].

Brune también señaló que “esta propuesta se queda corta, con respecto a los cambios mínimos esenciales para detener las amenazas que supone el TLCAN, especialmente dirigidas hacia el agua, el aire y el clima. De mantenerse esta propuesta comercial trilateral, el Sierra Club se opondrá de forma rigurosa, mientras continuará sus esfuerzos por un reemplazo del TLACN, que considere principalmente al planeta y a la gente”.

Greenpeace exige mayor atención al ambiente

En este sentido Greenpeace afirmó que las ciudades y pueblos de Norteamérica merecen algo mucho mejor que este acuerdo, porque este pacto dará libertad a las corporaciones que tienen la capacidad de contaminar el medio ambiente y, por otra parte, también implicará mayores dificultades para detener la emisión de otros daños de tipo ambiental que pudieran ocurrir en el futuro.