Donald Trump, presidente de Estados Unidos, prometió “mano dura” contra la inmigración ilegal, mientras que el Pentágono aprobó un intenso despliegue militar para atender la “emergencia nacional” que existen en la zona fronteriza sur con México.

La caravana de inmigrantes centroamericanos sigue rumbo a la frontera sur, lo cual representa un desafío para las autoridades estadounidenses. Al respecto, Trump escribió en su cuenta en Twitter que el Gobierno estadounidense ha invertido “miles de millones de dólares”, con el objetivo de combatir la inmigración y “esta situación no puede continuar”.

Trump exige recursos para el muro fronterizo

El mandatario norteamericano exigió a los demócratas en el Congreso que le otorguen los votos para aprobar legislaciones “firmes pero justas”, con el objetivo de resguardar la seguridad en la zona fronteriza.

Adicionalmente, su partido ha estado renuente a aprobar fondos económicos para la construcción del muro fronterizo.

Al respecto, Trump dijo que los demócratas deben aprobar leyes que sean firmes, pero justas. Si no, nos veremos en la obligación de utilizar una “mano más dura”.

Bajo el control de los republicanos, el Congreso de Estados Unidos aprobó 1.600 millones de dólares, que serán destinados a la construcción del controversial muro fronterizo, pero el presidente Trump requiere de más apoyo para detener lo que, a su juicio, representa una “fuerte embestida” de inmigrantes centroamericanos en la región de la frontera sur con México.

“Emergencia Nacional” en Estados Unidos

El jueves de esta semana, el presidente Trump autorizó un nuevo despliegue militar en la frontera, lo que aumenta el número de soldados destinados a proteger el paso por la frontera y controlar los cruces ilegales, argumentado que existe una “grave emergencia nacional”.

Vídeos destacados del día

Este nuevo contingente militar se suma a los 2 mil 100 miembros de la Guardia Nacional, que desde el pasado mes de abril, realizan labores de apoyo logístico a la Patrulla Fronteriza. Por su parte, el Secretario de Defensa de EEUU, Jim Mattis, aprobó un nuevo despliegue militar. Sin embargo, no se precisaron cuántos militares estarán desplegados en la frontera, ni por cuánto tiempo.

Los departamentos de Seguridad Nacional y Defensa declararon que Mattis aprobó la ayuda del Pentágono para realizar operaciones de vigilancia en la frontera suroeste y, adicionalmente también se ejecuta la “Operación Guardián” de la Oficina de Aduanas y de Protección de Fronteras.