Al menos, unas 1.699 solicitudes de refugio recibió México de parte de miembros de la caravana de inmigrantes, que partió el pasado 13 de octubre de la localidad hondureña de San Pedro Sula y que ha mantenido en alerta a los Gobiernos de Guatemala y México, especialmente en los centros de control fronterizo.

La mayoría de las solicitudes de refugio realizadas al Gobierno de México provienen de niñas, niños, adolescentes y mujeres, en un intento por controlar a este gran grupo de inmigrantes, que podría alcanzar, al menos unas 7 mil personas.

Las Secretarías de Relaciones Exteriores y de Gobernación de México señalaron, a través de un comunicado conjunto, que se está ofreciendo ayuda médica y asistencia humanitaria a estos migrantes, labores en las cuales está participando activamente La Cruz Roja de México, con la finalidad de proveer de alimentos e insumos a los inmigrantes.

El pasado fin de semana, la caravana de inmigrantes logró pasar la frontera entre Guatemala y México. En estos días están cruzando el estado de Chiapas y decidió tomar un descanso en la localidad mexicana de Huixtla.

Migrantes reciben ayuda humanitaria

De acuerdo a los últimos reportes, los solicitantes de refugio a México permanecen alojados en el recinto de la Feria de Tapachula, en Chiapas, donde están siendo atendidos por el Instituto Nacional de Migración y la Comisión Mexicana de Ayuda a refugiados, para proveerles de asistencia.

Regreso asistido a Honduras

Por otra parte, el Instituto Nacional de Migración recibió 495 solicitudes de inmigrantes hondureños, con la finalidad de acogerse voluntariamente al retorno asistido hacia Honduras.

Mientras tanto, funcionarios de ambas secretarías mexicanas participaron en una reunión con representantes de la Agencia de la Organización de las Naciones Unidas, ACNUR, con el propósito de realizar un seguimiento a todas las solicitudes de refugio, por parte de los inmigrantes.

Vídeos destacados del día

La caravana de inmigrantes es el reflejo de los fuertes niveles de pobreza crítica, que se vive actualmente en Honduras, además muchos migrantes han declarado que necesitaban irse de este país, debido a la violencia e inseguridad.

En un principio se calculó que la caravana estaba conformada por unas 4 mil 500 personas, sin embargo, algunas fuentes locales señalan que esta cifra aumentó a 7 mil ciudadanos. Adicionalmente, el Gobierno de Honduras está investigando más de 30 denuncias, sobre la supuesta desaparición de inmigrantes.