El presidente estadounidense, Donald Trump, declaró que la caravana de inmigrantes representa “una invasión y nuestros militares esperan”, lo que refuerza las medidas de seguridad fronteriza que ejecutan las autoridades norteamericanas, con la finalidad de impedir a estos ciudadanos el cruce de la frontera sur con México.

De acuerdo a los últimos reportes emitidos por las autoridades de Estados Unidos, aproximadamente 1.500 soldados se enviarán a California, 1.700 a Arizona y 1.800 al estado de Texas; con el propósito de controlar esta problemática migratoria, la cual inició su largo recorrido el pasado 13 de octubre, cuando partió desde San Pedro de Sula, en Honduras.

Al respecto, el mandatario estadounidense escribió en su cuenta en Twitter que “muchos pandilleros y malas personas forman parte de esta caravana, que se dirige hacia la frontera sur”. “Por favor, regresen porque ustedes no serán admitidos a Estados Unidos, a menos que opten por los trámites legales”. “¡Es una invasión hacia nuestro país y los militares los esperan!”.

Más inmigrantes se sumaron a la caravana

A esta caravana de inmigrantes hondureños se le ha ido sumando progresivamente otras personas, procedentes de El Salvador y Guatemala, quienes alegan que también viven en condiciones de pobreza e inseguridad ciudadana. Cifras preliminares señalan que después de cruzar la frontera entre Guatemala y México, la caravana de inmigrantes arribó a 7 mil personas.

Mientras tanto, el presidente estadounidense Trump señaló que fueron enviados miles de militares para resguardar la frontera, la cual será cerrada.

Vídeos destacados del día

En sus declaraciones, el mandatario de EEUU señaló que esta nación norteamericana no aceptará a quienes pretendan ingresar de manera ilegal.

Problema migratorio en aumento frente a las elecciones legislativas

Este fenómeno migratorio ha generado inconvenientes a Estados Unidos, especialmente al presidente Trump, quien el próximo mes de noviembre se prepara para las elecciones legislativas en el Congreso. Mientras tanto, otra caravana de inmigrantes, conformada por 700 personas, inició su largo recorrido desde El Salvador el pasado 28 de octubre, con miras a arribar a Estados Unidos.

La grave situación representa también un desafío para el Pentágono, por cuanto anunció que enviará a 5 mil militares a la frontera suroeste con el objetivo de impedir el paso de inmigrantes, cifra que superó los planes iniciales y revela que esta problemática migratoria se ha intensificado.