Donald Trump, presidente de Estados Unidos, y el Pentágono afinan estrategias para impedir el arribo de los inmigrantes de la caravana a tierras estadounidenses, para lo cual se enviaron 800 soldados más, que reforzarán el grupo de 2 mil 100 funcionarios de la Guardia Nacional, que actualmente resguardan la frontera sur con México.

Sobre los centroamericanos que se dirigen hacia Estados Unidos, Trump declaró que “¡Serán detenidos!”, situación que refleja la intención de su administración de no permitirle el paso a estos inmigrantes hacia el país del norte.

Se espera un despliegue masivo de tropas militares adicionales, quienes cooperarán en las operaciones relacionadas con la seguridad.

La caravana de inmigrantes ha logrado pasar los controles fronterizos en Guatemala y México, está conformada por familias hondureñas, quienes alegan que están buscando mejores condiciones de vida, debido a la pobreza crítica e inseguridad que se vive en Honduras.

Emergencia Nacional en EEUU

En un reciente tuit, el presidente Trump solicitó los cambios en las leyes de inmigración y aseguró que serán enviados funcionarios de la Fuerza Armada, para atender esta grave “emergencia nacional”, originada por el inminente arribo de ciudadanos hondureños a Estados Unidos.

La administración Trump se ha destacado por enfatizar sus planes y políticas para el control de inmigrantes indocumentados, además de ejecutar programas masivos de deportación. Esta caravana de inmigrantes representa para el Gobierno estadounidense un desafío.

Vigilancia de los Derechos Humanos

Por su parte, Jim Mattis, Secretario de Defensa, se espera que autorice el despliegue adicional de militares el día de hoy. Esta medida podría provocar preocupación entre los grupos defensores de los Derechos Humanos, especialmente porque muchos inmigrantes son familias que viajan con niños pequeños.

Vídeos destacados del día

Los funcionarios estadounidenses también señalaron que no se espera la inclusión de “tiradores” en las fuerzas militares adicionales. Es posible la participación de ingenieros, capaces de construir nuevas barreras de tráfico, médicos y abogados para brindar la correspondiente representación legal y apoyo de aviación.

Agentes militares resguardan la frontera sur con México para impedir el paso de los inmigrantes centroamericanos hacia Estados Unidos, quienes se espera sean deportados a Honduras.